¿Existe igualdad de género en las elecciones de NL?

Un partido con una candidata a la gubernatura no debería mostrar tantos problemas para reunir planillas.

Sobre la paridad de género en las normas electorales, es extraño que exista resistencia institucional en los partidos.

Tienen una actitud complaciente pero buscan cumplir las normas de una manera legal, asunto que parece una forma de regateo, no tienen interés, cumplen las reglas sin una convicción.

María Elena Chapa, titular del Instituto Estatal de las Mujeres (IEMNL) lo expresó así después de ganar un recurso legal contra el Tribunal Estatal Electoral.:

“Lo que presentamos y que hoy se ganó en la sala regional y que hoy nos llena de gusto es que las mujeres van en primer lugar en las listas de regidurías, todas van a empezar con mujeres; y segundo, lo que se ganó es la alternancia, va mujer-hombre-mujer-hombre en cada una de las listas y en cada uno de los partidos”.

“Todos van a tener que acatar esta disposición judicial y se ganaron las nuevas reglas para las diputaciones locales, que tienen que igual, alternarlas y darles también distritos ganadores a las mujeres”, agregó.

Se ganaron  los 40 juicios que se realizaron al respecto de no haberse respetado la paridad de género como lo dice el espíritu de la ley.

Por otro lado tenemos la  justificación de los partidos, un intento torpe de explicar por qué no se respeta desde un principio la paridad de género.

“El PAN  ha sido muy claro, la ley es muy específica de cómo se debe estipular y nosotros hemos sido cuidadosos de hacer un armado o estructurado de nuestra propuestas, en este caso de candidatos, conforme a eso”, nos dice Alfredo Pérez Bernal, dirigente estatal del PAN.

Declaraciones que nos dicen que lo importante es cumplir con la ley, no la paridad, de lo contrario jamás se hubieran realizado los 40 juicios en contra.

Las cuotas de género en materia electoral se introdujeron por primera vez en el Código Federal Electoral de 1990, y después en las legislaciones que estuvieron vigentes en los años 1993 y 1996;

En ellas fue una recomendación legislativa, y no como una obligación concreta.

Las resientes resoluciones no tienen precedentes porque ya existe la obligación legal de mantener una equidad cuantitativa en la conformación de los ayuntamientos.

En el caso del PRI se criticó mucho que las candidaturas a distritos no respetaran los acuerdos de ley.

Pero hay que decir, amigo lector, que es muy extraño que las estructuras partidistas sigan en una resistencia contra aspectos de paridad de género.

Un partido con una candidata a la gubernatura no debería mostrar tantos problemas para reunir planillas que cumplan la ley en asuntos de género.

La paridad de género debe ser un derecho que se aplique y se ejerza. Es importante que las mujeres de Nuevo León se manifiesten.

Los logros legales de género tienen que defenderse en cada estado en cada rincón porque ha sido un proceso difícil.

Estas elecciones son especiales porque tendremos candidatos independientes, pero también porque tendremos una equidad de género sin igual.

Parece quenada más hace falta que la sociedad participe más en estas resoluciones legales.

El 15 de marzo los partidos tendrán que tener sus cuadros de candidatos y planillas legalmente ordenados, de otra forma habrá impugnaciones.

María Elena Chapa dijo que esperará hasta el 15 de marzo para verificar si se cumple con el requisito de paridad de género por parte de los diferentes partidos, y de no ser así… se procederá de manera legal. ¿Usted, amigo lector, qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com