Elecciones 2015: Facebook, Twitter, noticias falsas y guerra sucia

Hacer una campaña en internet es mucho más que hacer un perfil de un candidato y promocionarlo con fotos en Facebook o Twitter.

Durante una reunión, estimado lector, algo casual, escuché la opinión de dos políticos regiomontanos, uno más joven que el otro, sobre las campañas electorales por venir.

El más joven explicaba con mucho entusiasmo que las reglas de la publicidad y promoción de imagen habían cambiado considerablemente, que poco valía la pena invertir en desplegados de periódicos porque “ya nadie lee los diarios en papel” y que la inversión valiosa estaba en la televisión y en internet.

El político de mayor edad respondió que le sorprendía la importancia que han alcanzado las redes sociales y cómo los jóvenes se enteran de todo al instante en sus teléfonos móviles, pero aceptó que desconocía si en realidad tenían penetración real como para ser fundamentales en las campañas electorales.

La conversación fue breve, sin embargo, la duda quedó sembrada.

¿Qué tan importantes son las redes sociales, hoy en día, para una campaña política?

Muy importantes, pero hay que decir que el trabajo es más complejo de lo que se piensa.

Hacer campaña en internet es mucho más que hacer un perfil de un candidato y promocionarlo con fotos en Facebook o Twitter; hace falta la información real publicada en sitios con prestigio, preparase para la guerra sucia y contrarrestarla sin agotar a los usuarios de las redes.

Una investigación de la Asociación Mexicana de Internet AC, revela que el 64 por ciento de los usuarios de internet en nuestro país, al conectarse lo primero que hace es buscar alguna información y el tiempo promedio diario de conexión es de 5 horas 36 minutos.

Está claro que si existen en México más de 51 millones de internautas y pasan más de 5 horas conectados, estamos hablando de un medio muy importante, pero, hay que hacer una distinción, no todo es miel en estos números.

Resulta que la Asociación de Internautas en España realizó una interesante investigación entre quienes se conectan y leen noticias por internet.

Ellos encontraron que el 70 por ciento de las personas les cuesta trabajo distinguir entre una noticia real y una falsa, y en la mayoría de las veces, no revisan el sitio de procedencia de la noticia que leen.

Si usted se conecta a internet, amigo lector, sabrá que en el muro de nuestras redes sociales hay muchas notas de sitios que hacen información falsa, a veces chusca o divertida, a veces alarmante y escandalosa.

Me refiero a sitios como El Deforma, El Mileño, MediaMass, TheOnion, NationalReport y muchos más, que al final confunden y desinforman.

No es ilegal hacer estas noticias, aunque es ilegal difamar personas y estos sitios muchas veces lo hacen, sin embargo, el impacto de una noticia falsa puede ser tan grande y tan rápido, que un litigio contra estos sitios de internet, no resolvería el daño creado a tiempo para una elección.

La guerra sucia en campañas usando sitios quedó documentada en la pasada elección en Estados Unidos; en febrero pasado el periódico LA Times publicó una lista y fotos de 18 sitios web falsos que los republicanos hicieron sobre los candidatos demócratas para desprestigiarlos.

Los sitios publican noticias o biografías falsas, las distribuyen en redes sociales y, si están sutilmente bien hechas, es muy difícil saber si son o no reales.

En las campañas que vendrán las redes serán el escenario de la guerra por el poder.

Los candidatos podrán hacer su mejor esfuerzo y contratar especialistas para pelear, pero los internautas tendremos que sufrir su guerra, presenciarla, ver cómo se enlodan y despedazan entre ellos, y después de todo, estimado lector, tendremos que ir a votar por alguno. Al final, ¿cómo distinguir así un buen gallo?

alejandro.gonzalez@milenio.com