"El Bronco" vs los Medina: “Claro, pero ¿pa’ qué les avisas?”

Es extraño que por primera vez en un evento importante como gobernador electo faltara la figura de Fernando Elizondo.

Muchas reacciones desbordadas, la gente a disgusto, extrañados, debido a que Jaime Rodríguez exhibió diplomacia en la reunión con el gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina.

Los comentarios fuertes se dijeron en prensa y redes sociales: “¿No que muy machito? Llegó y se le quitó lo bronco”, “¿Qué esperaban de un ex priista?”, “hasta un abrazo le dio al gobernador; ya se cuadró”, “le pasaron línea de Los Pinos”, “ex Bronco, tan rápido el desengaño”, “le bajó los humos o se pusieron de acuerdo$$$”, entre muchos y muchos comentarios que se pueden leer.

El público esperaba sangre en esa reunión, quería declaraciones fuertes o alguna señal de lo que vendrá.

Eso sí, las fotos capturadas no son festivas, no son alegres, no son de compromiso.

Es extraño que por primera vez en un evento importante como gobernador electo faltara la figura de Fernando Elizondo (¿no le gustan los pleitos?) y la reunión, por importante, bien se pudo transmitir por internet, para que todos pudiéramos ver el tono en que se realizó.

Hay que decir que el apretón de manos fue firme y distante, el abrazo es una condolencia por la derrota, más que un saludo fraterno… y las miradas fijas, como de gallos, sin perderse en ningún instante, nos dicen que el agarrón está comenzando, como dos boxeadores que se saludan y chocan guantes antes de la pelea.

Y lo anterior no es nada más una interpretación de un servidor, que en parte lo es, también es la revelación que un día después hizo Jaime Rodríguez Calderón a una publicación de circulación nacional.

La revista Nexos realizó una extensa entrevista con Jaime Rodríguez para preguntarle por muchas cosas, entre ellas, su combate a la corrupción y su reunión con Rodrigo Medina.

El periodista Esteban Illades comenta: “Dice que su gobierno va a tener cinco ejes y el principal es la lucha contra la corrupción. ¿Cómo atacar la corrupción en un país en el que está tan metida en todos lados?”.

Y Jaime Rodríguez responde: “Al que robe lo meto al bote. Así de simple”.

No conforme, el entrevistador le dice: “Tenemos, por ejemplo, el caso Mina, con Rodrigo Medina, que ha sido algo muy sonado. ¿No sería ése un buen lugar para empezar?”.

Y la respuesta del Bronco no se deja esperar: “Claro, pero ¿pa’ qué les avisas? Si yo empiezo a dar un nombre, todo mundo va a empezar a tapar los pozos que hizo, ¿no? Entonces yo prefiero ser preciso. Siempre he dicho que voy a investigar todo el gobierno. Vamos a investigar todo el gobierno y todos los recursos que el Estado le dio a los municipios. Y bien. No solamente al gobierno, no es un tema sólo del gobierno. También hay corrupción en los municipios y vamos a investigarlo”.

No conforme con la respuesta, Esteban Illades le replica: “Pero ayer ya habló con el gobernador. ¿No le ha dicho nada de esto? El gobernador ya ha de saber que van por él…”.

A lo que Jaime Rodríguez contesta: “No, pos, ¿pa’ qué le digo, compadre? Es decir, yo cuando hago las cosas no aviso. Porque si aviso… Yo tenía que estar ahí en una plática para iniciar los procesos de transición, pero yo no me volveré a reunir más para eso. Hay que iniciar la transición y eso lo tiene que hacer el gobernador electo. Ya luego Fernando Elizondo coordinará, y el responsable de la relación con el gobierno es Manuel González, una gente que ha trabajado conmigo toda la campaña. Él es el responsable de armar los equipos que trabajarán en forma conjunta. Don Fernando será el responsable de todas las auditorías, todas las cosas financieras”.

Así las cosas, salvo su mejor opinión, amigo lector, si se estaba perdiendo la credibilidad del Bronco, con esto está de regreso y el asunto no ha terminado, al contrario, apenas comienza… o usted ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com