Alerta de inseguridad de EU: antes del Quinto Informe y poco justificada

Si Existe una buena amistad con el Consulado, ¿por qué no lanzar la alerta después del informe, justo una semana después?¿Era tan urgente?

En política nada es casualidad. En política internacional, mucho menos.

El viernes 10 de octubre el Consulado de los Estados Unidos en Monterrey lanzó una alerta dirigida a sus ciudadanos para que aplacen los viajes no esenciales, excepto que sean a la zona metropolitana de Monterrey.

Es decir, visitar cualquier lugar o municipio fuera de la zona urbana es peligroso. Y también aclaran que en la zona metropolitana de Monterrey “se debe actuar con cautela”.

Después se suaviza un poco el asunto diciendo que se reconoce que en la entidad la violencia y la inseguridad han ido bajando en los últimos 18 meses y se ha demostrado ser sensible y eficaz en la lucha contra los delitos violentos.

“Sin embargo, los casos de violencia siguen siendo una preocupación en las regiones más remotas del estado. Las organizaciones criminales han secuestrado, y en algunos casos asesinados, ciudadanos estadounidenses, incluso cuando se cumplan las demandas de rescate”, aclara el comunicado.

Y ya para rematar se explica que, como resultado de la evaluación de la situación general de seguridad, los trabajadores del Gobierno y dependientes del Consulado, no podrán viajar fuera de los límites de San Pedro Garza García de 1 am a las 6 am, con excepción de los que tengan que ir al aeropuerto, que podrán hacerlo después de las 5 am.

Apenas en agosto el Consulado había levantado esta alerta donde no se debía visitar Nuevo León por razones de seguridad, asunto que el Gobierno aprovechó para recalcar que era gracias a la Fuerza Civil, estandarte del gobernador.

No es casualidad que arrancando octubre se lance nuevamente la alerta, aunque sesgada a la zona rural, pero igual es una advertencia de peligro.

¿Qué cambió de agosto a octubre?, ¿qué sucedió?

Después de que en junio se reportaran nada más 18 muertes violentas en el mes, en julio 10 y en agosto 21, en el mes de septiembre la tendencia fue subiendo y no a la baja, reportándose un total de 28 muertes violentas.

¿Sería eso suficiente para levantar una alerta en el Consulado? Poco probable, porque si de números se trata, el número de muertes en el primer semestre del año está considerablemente a la baja: de enero a septiembre de 2013 se reportaron 454 muertes violentas y en los mismos meses de 2014 el recuento es de 229 muertos en violencia.

¿Podría ser que el Consulado le hace una mala jugada al gobernador y lanza esta alerta para fastidiarle su Quinto Informe? Tal vez, pero hasta donde sabemos hay buena comunicación y cordialidad de despacho a despacho, de manera que arruinar la fiesta no parece un verdadero motivo.

Pero al mismo tiempo, si existe una buena amistad con el Consulado, ¿por qué no lanzar la alerta después del informe, justo una semana después? ¿Era tan urgente?

Además, no permitir la salida de San Pedro en horario de madrugada es extraña como señal de seguridad, ¿ningún otro municipio es seguro en ese horario?, ¿Fuerza Civil no proporciona suficiente seguridad en otros municipios o la diferencia la hace la policía municipal?

Luego también está otra de las opciones posibles sobre el comunicado.

Recordemos que en septiembre de 2010 el Consulado pidió la salida del país de los hijos menores de sus trabajadores, en una especie de acción anticipada a la guerra que se libraría próximamente en Monterrey…

No es casualidad que se lanzara esta alerta, aunque tal vez se trata nada más de un trámite burocrático como decía Campa, no lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que en política internacional no hay casualidades, hay causalidades, y así las cosas, amigo lector, parece que en estos casos sería mejor nunca saberlas, ¿no lo cree?

alejandro.gonzalez@milenio.com