Adrián de la Garza: retos y compromisos para Monterrey

A causa de la lluvia que cayó el sábado pasado en la noche sucedieron varios accidentes automovilísticos, pero especialmente se reportaron dos en el mismo lugar, sobre la avenida Revolución, después de la joroba de Chapultepec.

Una camioneta pasó sobre un charco que había sobre la avenida, el vehículo brincó por el enorme bache que se ocultaba bajo el agua, el conductor perdió el control, patinó sobre la avenida y voló hasta el otro lado de Revolución, donde los autos venían en contra. Más adelante se frenó al impactarse con un anuncio de parabús y quedó volcado.

Los elementos de Tránsito de Monterrey comentaron que una hora antes del accidente ocurrió otro donde un auto también cayó sobre el bache, aunque no sufrió volcadura sino sólo un choque sin personas lesionadas.

Simple pero importante, un enorme bache casi les cuesta a la vida a dos personas.

Después de la gestión de Margarita Arellanes el municipio de Monterrey luce mal pavimentado, sucio, falta alumbrado en algunas calles y colonias, plazas y parques descuidados, sin color, daría la impresión de que todo está en al abandono desde hace tiempo.

Con este panorama en Monterrey, estimado lector, la nueva administración de Adrián de la Garza no debe tener problemas para arrancar con el pie derecho, arreglando los servicios públicos primero que nada, seguro marcará la diferencia pronto.

Para el alcalde de la capital del estado, en general, será una gestión complicada porque si desea que la administración brille, tendrá que trabajar junto con el gobernador en los proyectos que se puedan empatar, que son muchos.

De ninguna manera la gestión del alcalde podrá ser de oposición al gobernador, no ganaría nada con pelear o meterle el pie a El Bronco; cuando menos no en los primeros años, porque debemos recordar que ya es posible la reelección en las alcaldías y eso cambia las reglas del juego político.

Si el objetivo es la reelección, el alcalde tendrá que ir de la mano del gobernador los primeros tres años, apoyándolo y dejándose apoyar, para conseguir un plazo de tres años más de administración en Monterrey. Después podrían cambiar objetivo y estrategia, pero hasta entonces.

Uno de los retos más importantes para el alcalde es la seguridad, conseguir que en la realidad y en la percepción los regiomontanos se sientan seguros, porque gracias a eso ganó la elección.

Su buena gestión como procurador fue la invitación al voto: nos sentimos seguros con un ex procurador de justicia en la alcaldía, ¿quién mejor que un experto en el tema de seguridad?

Para conseguir esta seguridad hay que renovar la Policía Regia, crecerla y capacitarla.

Pero también hay que trabajar en las zonas de gran pobreza, donde los jóvenes no tienen esperanza y toman los atajos que propone el crimen organizado... rezurcir el tejido social es una prioridad para tener éxito.

Y para todo esto se requieren recursos: hay que renegociar la deuda, gestionar más ingresos y buscar nuevos.

Mesurado como siempre en la promoción de su imagen, seguro veremos al mismo Adrián de la Garza de siempre, trabajando en un proyecto, concentrado en sacar adelante sus compromisos.

No parece, amigo lector, que el alcalde de Monterrey pueda buscar pelea con el gobernador, no en los medios, no en la promoción personal y de imagen.

Lo que sí puede hacer es adelantarse, tratar de ir un paso al frente en los temas que comparte con Jaime Rodríguez para impulsarlos, para buscar que se trabaje lo antes posible en ellos y manejar los tiempos que le convengan: controlar la agenda mediática con los pendientes por hacer.

¿Quién propone los proyectos para Monterrey?, ¿quién será el encargado de liderarlos? Con un proyecto en construcción el que se adelante, el que plantee soluciones primero, será el que maneje la agenda en la ciudad... o usted, ¿qué opina?

alejandro.gonzalez@milenio.com