Pa' no molestar

“Si eres santero, debes saber lo que haces...” (II)

Mi entrevistado es santero y me explica que si una persona solo tiene "collares" o "guerreros", son para protección únicamente y eres conocido como Aleyo, y reitera: "si eres santero debes saber lo que haces para poder utilizar los instrumentos de adivinación". Él puede hacerlo porque en lo que llaman la "regla de palo" y en la de Osha tiene la consagración y el permiso de los orishas para adivinar, ya sea a través del coco, de los chamalongos y de los kauries o caracoles.

Los chamalongos son la parte dura del coco, se corta en forma redonda y se utilizan cuatro pedazos para adivinación; eso se hace cuando la adivinación es con los muertos. El coco, igual cuatro pedazos, se usa tanto para adivinación con los muertos, como con Los Santos, principalmente con elegua o Elegba. Y los caracoles únicamente con Los Santos. En IFA, se usa el Ekpele o Ekuele para adivinación y solo lo usan los babalawos.

Entonces resulta que para la santería hay un bien y un mal y debe haber un equilibrio entre ambas fuerzas: "exactamente, se hacen cosas para bien pero hay quienes también hacen el mal, dependiendo de la situación. Hay veces que aunque uno no quiera hacer el mal, tiene qué, pues es para protección propia o del consultante, aunque hay personas que utilizan la Santería para hacer siempre el mal, pues hace 'enviaciones' (mandarle muertos oscuros a su casa) o para enfermar a la persona o provocar la muerte incluso".

Dice que consulta a todo tipo de personas, desde familiares y conocidos hasta recomendados, sin importar el estrato social, aunque a los únicos que no puede consultar son a sus padres y mucho menos, hacerles ceremonias o iniciaciones: "en la religión hay un dicho 'oreja no pasa cabeza', es decir, no puedo ser más que mis mayores".

Las consultas, agrega, tienen un costo y varía dependiendo de varios factores: "Uno, el prestigio del santero. Dos, el grado dentro de la religión. Tres, la gravedad del asunto y cuatro, la posición económica del consultado. Aunque esta última no debería ser pues es una falta de respeto a los orishas al obrar mal con quien necesita de tu ayuda. Las ceremonias también tienen costo y varía dependiendo de la complejidad de la misma".

Me explica que cobra por consulta 200 pesos, aunque para sus familiares más cercanos las cosas cambian, pues solo les pide tres monedas, que es representativo para el Santo: "a mis tíos y primos les cobro 200 pesos, también a mis amigos y conocidos; no cobro más porque no lo hago por dinero, pero sí tiene que tener costo la consulta".

Sin embargo, reconoce que hay santeros que por ganarse unos pesos le cobran a la gente por cosas que no tiene o por ceremonias inexistentes. Esos o son charlatanes o malos religiosos.

También "limpia" casas. "Se hace una limpieza de casa y de la persona misma para evitar que seres oscuros se les peguen. Pues hay gente que por su misma aura o energía atraen a esos seres que se alimentan de ella pues necesitan luz para seguir su camino y muchas veces se quedan... el costo depende de la gravedad y complejidad del asunto, así como el tamaño de la casa. Va desde los 800 a los 2 mil pesos. Pues hay que ver si se ocupan solo algunos ingredientes o animales. Y se cobra por el costo de los ingredientes. Hay 'santeros' que cobran mucho más. Te repito, yo no lo hago por dinero, pero sí tengo que cobrar por lo que sé hacer y porque me ha costado también mi preparación... es como un cerrajero, te cobra por lo que cuesta una chapa y sus honorarios, por cambiártela y aunque digas 'ahhh que fácil lo hizo', pues sí pero tiene su ciencia y su chiste".

"Por lo regular las consultas las hago en mi casa, pero si es necesario puedo ir a otros lugares y el costo aumenta, por supuesto. Por la consulta, igual 200, pero casetas y gasolina las paga la persona. Tampoco se trata de que yo tenga que hacer un gasto".

Además, hay otro costo también en esta práctica, el espiritual, "pues hay un debilitamiento al realizar ciertas ceremonias o trabajos para el consultado". Detalla que muchos llaman a los santeros "brujos" y, en casos extremos, hay quienes creen que por estar "protegidos" pueden matar o robar, pero "por ejemplo, si alguien viene a mi casa a pedir que enferme a alguien, o mate a alguien a través de la religión, eso conlleva un costo espiritual pues Los Santos ven el actuar del santero y puede revertirse y afectarme a mí. No me gusta hacer eso. Es más, si alguien viene a pedirme que le haga un amarre para que su pareja este siempre a su lado, no lo hago, pues yo creo que esas cosas no deben forzarse.

"Hay gente que ha venido a mí en busca de ayuda para salir adelante en sus negocios, para cuestiones de salud, o incluso para saber únicamente sí tal o cual persona es el amor de su vida. También gente que siente que no avanza y que al consultarla sale que hay seres oscuros en su casa y he tenido que ir a sacarlos y darles luz".

"Lo más que he hecho es regresarle la brujería a quienes le han hecho mal a mi consultado. Y eso no está mal pues simplemente le estoy regresando el mal que hizo y también evitar la muerte de alguien, y eso no me lo pidieron, fue un familiar que estaba muy mal y en la familia hicimos varias ceremonias para evitar su muerte pero fue muy tarde y no surtió efecto".

- ¿De verdad es posible eso... evitar la muerte?

- Sí. No hay personas inmortales, pero sí se puede cambiar el destino de alguien y se pide a Los Santos interceder ante dios (Olofi) para que no se lo lleve pronto.

Mi entrevistado dice haber tenido fuertes experiencias por la práctica de la santería, como el hecho de que hay gente envidiosa que ha tratado de hacerle daño a su familia, "pero gracias a mis Santos es que no han podido hacer daño. No soy invencible pues el hombre no lo es, algún día voy a morir, pero los Santos ven cómo actúas y te protegen. Si eres malo y les das la espalda, ellos hacen lo mismo contigo".

Recuerda otro caso: "una chica, amiga de mi mamá, estaba muy enferma y aunque iba con doctores su salud empeoraba cada vez más. Ella trabajaba con mi mamá y fue por eso que la llevó conmigo. La consulté y le dije que le estaban haciendo brujería, pues por envidias no la querían en el trabajo. Le describí a la persona que estaba haciéndole la brujería y tanto mi mamá como la chica de inmediato supieron quién era esa persona.

"Era una brasileña que hacía brujería congo. Mala, pues. Entonces le quité lo que le estaban haciendo y se lo regresé a la brasileña para que todo recayera en ella. Por la noche me puse muy mal, pues la brasileña supo que había combatido la brujería que usó contra la chica y, en represalia, me la regresó a mí. Esa noche tuve vómito y diarrea al mismo tiempo y me sentía muy mal, hasta que hice varias cosas con mis Santos para poder quitarme de encima la hechicería. No era vómito normal. Era todo líquido negro".

También recordó una experiencia reciente que afectaba directamente a su familia: "mi hermana se consultó para saber sobre algunos problemas que estaba teniendo. Y fue ahí donde Los Santos me dijeron que mi sobrina estaba mal y que era urgente que la llevaran al doctor pues su vida corría peligro. Mi hermana la llevó esa semana al doctor y, en efecto, tenía problemas en su aparato digestivo y fue que decidieron operarla en el transcurso de las semanas siguientes. Según los doctores, si no lo hubieran detectado a tiempo, su problema le podría haber causado incluso la muerte".

Luego de escucharle, la pregunta es ineludible, ¿la gente le teme por practicar la santería, le tiene miedo? No veo por qué tener miedo, pues lo que hago no es para mal. Pero como te comenté, hay un estigma respecto a los santeros pues nos tachan de brujos, charlatanes, adoradores del diablo y más. Es difícil que la gente crea y por lo mismo no se les cuenta todo, pues algunos son incrédulos y otros como dices, se alejan.

Pero él no está peleado con la religión dice estar convencido de que hay un solo Dios y todas las religiones llegan a él, aunque de diferente forma: "hay religiones que dicen que no se debe usar a Los Santos. Para eso está Dios, pero yo digo que de alguna forma ellos interceden por nosotros ante Él. Sobre el sacrificio, pues es necesario, yo te preguntaría, ¿si quieres salvar la vida de un familiar, preferirías ofrendar la sangre de un animal o la de tu familiar? Ellos dirán que uno no tiene derecho a quitarle la vida a otro ser, pero como bien dices, ¿quién tiene derecho de robar, de matar, de violar niños? Nadie. En el catolicismo también hay sacrificios de animales. No me consta pero alguien que estaba en la iglesia me contó que uno de los ritos de iniciación de los curas es el sacrificio de paloma... no hay malas religiones sino malos religiosos".

La entrevista concluye y luego de los agradecimientos mutuos subraya: "yo sé lo que tengo y en lo que creo y no me da pena decir que soy santero y mucho menos me avergüenzo de lo que hago, pues sé que es para bien de mi pueblo, es decir, de la gente que se acerca a pedir ayuda de mis Santos... La gente está en su derecho de creer o no".

alejandro.evaristo@milenio.com