Pa' no molestar

Casi 9 mil millones de nuestros jodidos pesos...

Apenas alcanza a irse mi señor”.

Esa fue la frase con que el vigilante del fraccionamiento me despidió esta mañana. No lo niego, me intrigó. Así que detuve la “patas de hule” justo delante del portón para averiguar de qué se trataba el chisme.

- Lo que pasa es que vinieron los del PRI y andan tocando casa por casa pidiendo la credencial de elector y diciéndole a la gente que tiene que votar por sus candidatos.

- ¿Y a poco hay quien se las crea?

- Sí, mi jefe. Imagínese, el delegado ya le dijo a todos los vecinos que tienen que votar por el PRI, porque gracias al PRI pintaron las guarniciones y las banquetas y que en agradecimiento hay que votar por ellos.

- ¿Agradecimiento? Qué poca madre. En dos años que llevo viviendo aquí es la primera vez que pintan; estuvimos casi seis meses sin agua potable y además recuerdo la carta esa donde hablaban de robos y cuerpos y no sé cuánto más. Pinches priistas por eso nadie los quiere…

- Por eso le digo, apenas alcanza a irse…

Abordé mi vehículo nuevamente después de estrechar la mano del buen Gilberto. En el asiento del copiloto estaban mi mochila con mis cosas y un papel doblado que no me resultaba familiar. Lo abrí y entonces recordé que la noche anterior, cuando fui por el auto al estacionamiento, me encontré el papel sujeto por las plumillas de los limpiaparabrisas. Lo tomé, lo doblé y no le di mayor importancia. Hice bien, era la propaganda de un candidato a diputado de una cosa que se llama Partido Encuentro Social. Juré y perjuré que cuando regresara a casa lo iba a depositar en el mismo lugar en el que he colocado la que envían por correo las rémoras del Verde Ecologista, en la basura, donde pertenecen. 

 

***

 

El año pasado ayudé a un amigo con su tesis de grado. Me había pedido que le consiguiera los datos sobre los recursos que se destinan a los partidos políticos mientras él hacía entrevistas en el campus y con algunos de sus compañeros que se habían decidido por el “servicio público”.

Como él, estudiaron ciencia política para servir pero, a diferencia de él, ellos decidieron irse a una oficina a limpiar botas y hacer exclamaciones sin sentido para quedar bien con cierta clase de mamíferos bípedos que en la primera oportunidad se convierten en una nueva especie de roedores aun no identificada y clasificada plenamente por los especialistas en biología.

El punto es que cuando le mostré las cifras, casi vomitó: en 2015, el Instituto Nacional Electoral aprobó un gasto de 5 mil 336 millones 771 mil 247 pesos para partidos como el PRI, que para variar siempre se lleva la tajada más grande (mil 376 millones) seguido de la supuesta derecha panista (mil 158 millones) y la izquierdosa perredista con solo 886.1 millones.

Pero en esta tierra de harto varo para pocos y más hambre para muchos, a todos nuestros apóstatas de la democracia les corresponde una rebanada de pastel, así que el partido del niño verde se embolsó 44.7 millones; los sobrevivientes del PT, 389.7; los del magisterio que no son pero que sí apoyan, Panal, 371.2 millones, y a Movimiento Ciudadano tocaron 368.4 millones. Al partido del peje, al humanista (¿?) y a Encuentro Social (jajajaja) les tocaron “solo” 120.9 millones a cada uno.

Un año después, el financiamiento público para esas organizaciones políticas se determinó en 3 mil 953 millones 658 mil 321 pesos: al PRI le dieron mil 51 millones 672 mil 770 pesos, al PAN 797 millones 430 mil 939 pesos; al PRD, 484 millones 398 mil 183 pesos; a Morena, 406 millones 877 mil 157 pesos; al verde, 362 millones 523 mil 869 pesos; a Movimiento Ciudadano, 337 millones 164 mil 355 pesos}; a los de Nueva Alianza, 262 millones 800 mil 778 pesos, y a Encuentro Social 250 millones 789 mil 901 pesos. Los humanistas y los del trabajo, en la repartición no alcanzaban a completar la fórmula para obtener recursos.

¿Le dio flojera leer las cifras? Se lo pongo en español, en solo dos años, los partidos políticos recibieron financiamiento PÚBLICO (es decir, dinero suyo y mío) por 8 MIL 910 MILLONES 462 mil 243 pesos.

Casi 9 mil millones de nuestros jodidos pesos se canalizaron del erario para mantener a 11 partidos cuya militancia está toda jodida pero sus “liderazgos”, como ahora llaman a las dirigencias, asesores y empleados de primer nivel (directores, secretarios y demás), viven como reyes, por decir lo menos.

TODOS SON UN PINCHE ASCO. TODOS, ninguno se salva.

 

***

 

En el cruce de una de las avenidas más transitadas de la ciudad se avanza despacio pese a que desde la distancia no se aprecia gran número de vehículos, aunque sí de personas que ondean banderas blancas con azul. ¡Carajo! Justo hoy tenía que encontrarme a los panistas diciendo que van ganando y que son los salvadores y que sus candidatos y no sé cuánta verborrea más.

Como si no fuera suficiente con el mitote que armaron los del PRD en el “cierre de campaña” de su candidato o la visita del supermegapeje para “apoyar” a sus esbirros hace unos días, ahora hay que tragarse las porras y gritos y juvenil presencia de seguidores de azules, naranjas, rojos, verdes...

Tuve que quitar mi música porque su monumental escándalo impedía disfrutarla, así que se me ocurrió sintonizar la radio justo cuando estaba el noticiero y daban cuenta de otra de las grandiosas, irrepetibles y enriquecedoras actividades del señor presidente.

Encabezaba una ceremonia de entrega de Premios de Investigación de la Academia Mexicana de Ciencias 2015, en la que habló de una nueva línea de crédito (¡otra!) para México por 88 mil millones de dólares.

Según nuestro incólume líder es “un aval de las fortalezas que tiene la economía de nuestro país… (es un reconocimiento) a una economía que está creciendo, una economía que está generando empleos, una economía que mantiene bajas tasas de inflación, una economía que está mostrando un mayor dinamismo interno”.

Mientras escuchaba las buenas nuevas, inmediatamente vino a mi memoria la imagen del buen Isaac Salame, un excelente comediante cuyo stand up tuve la fortuna de disfrutar alguna madrugada en que ni Morfeo ni sus hermanas (para variar) tuvieron a bien acompañarme.

Se lo recomiendo, búsquelo en youtube como Stand Up Comedy Central Isaac Salame el WhatsApp de un hombre, Fiestas infantiles 2016 , créame que serán 11 de los más divertidos minutos de su existencia.

Retomando, sucede que nunca acabo de entender a dónde se van todos esos miles de millones que debemos a instancias internacionales y Estados extranjeros.

Dicen que están en obra pública, que sirven para fortalecer al peso (jajajajaajajajajajaja…) y que se han invertido en quién sabe cuántas cosas buenas para todos, entonces, en esta terrible ficción aparecen la demagogia, el oscurantismo, las buenas conciencias y los defensores a ultranza y pasa mucho, mucho tiempo antes de que nos demos cuenta de la terrible realidad.

¿Quién será mejor comediante?

 

***

 

Pasó el tiempo y mi amigo obtuvo un nuevo título académico. Luego de la tradicional comida con su familia decidió que después de meses de abstinencia era justo y necesario brindar por el éxito, así que marcó y contesté.

Después del clásico estira y afloja, acordamos que nos encontraríamos en la avenida cercana al fraccionamiento, a la altura de la plaza comercial, así aprovecharíamos para comprar los aditamentos necesarios, como finalmente sucedió.

Cuando llegamos a casa lo primero que vio fue la pila de cartas, sobres, hojas y demás que estaban en una caja de cartón a un lado de la puerta. Qué increíble cantidad de dinero tirada a la basura, como si sus cartitas con promesas, compromisos y presentaciones pudieran hacer la diferencia…

No, efectivamente, su papelería NO hace la diferencia. Lo sabemos, otros lo intuyen.

Algunas copas después, luego de haber recordado algunas andanzas estudiantiles, las primeras fiestas y los consabidos agradecimientos mutuos, recordamos la enorme cantidad de dinero destinado a los partidos, la increíble incapacidad de esos pocos que deciden por muchos, el indescriptible tamaño de la insensatez, el cinismo y el descaro con que se conducen y todas esas estúpidas sonrisas que usan para anunciar más préstamos, aumentos y felicitaciones de todo tipo y tamaño.

Lo peor es que quién sabe cómo le hacen. Dicen que ganan con votos en las urnas y quizá tengan razón, porque entre el hartazgo y la desidia muchos no van a la casilla. Los que sí van son sus huestes y son quienes deciden por todos los demás.

Y ahí están los que se quedan en casa quejándose y mentándole la madre a todos usando internet y las redes sociales; alguien debería decirles que vayan a votar, por el que quieran, pero que elijan, porque sus quejas y señalamientos no sirven de nada para enfrentar a tanto zángano...

Nos servíamos “la caminera” cuando recordamos el anuncio en la pared del autolavado en el centro comercial: sobre un fondo que alguna vez fue blanco y descarapelada, lastimada por el tiempo y con la indiferencia del pueblo que una vez defendió, estaba la imagen del general y una enorme frase: Se solicita sangre tipo Zapata para todos los mexicanos…

alejandro.evaristo@milenio.com