Pa' no molestar

¿A qué hora te vas, Francisco?

“En todo el país, la desaparición forzada de personas se ha convertido en una más de las penosas y molestas realidades de este México en el que resulta más sencillo organizar toda una fiesta para recibir al jerarca de la Iglesia Católica (que no al Jefe de Estado Vaticano) y componerle canciones de bienvenida, que atender las justas demandas de un pueblo que vive con miedo a la inseguridad, con hambre, sumergido en la pobreza y, lo peor de todo, olvidado por los personajes que alguna vez se atrevieron a plantear un que la Nación me lo demande cuando rindieron protesta a sus cargos como titulares de cualquiera de los tres poderes a nivel federal, estatal y municipal…”.

La mujer no quiso continuar leyendo. Después de todo era una de las miles o quizá millones de personas emocionadas por la visita de Jorge Mario Bergoglio. Ella no tiene idea de que este “gran favor” del líder religioso a México tendrá un costo que tendremos que pagar todos, estemos o no de acuerdo con la tremenda parafernalia y las enormes cantidades de maquillaje que se han dispuesto en los estados de México, Michoacán, Chiapas y Chihuahua, para tratar de ocultar el verdadero rostro de la gran ramera y ofrecer al “santo padre” uno digno de sus ojos y un suelo limpio de cualquier rastro de sangre para que sus bendecidos piececillos puedan andar.

Qué importa. A Andrea le cubren la ignorancia, la expectativa por la nueva novela en la televisora oficial y un montón de cajas llenas con revistas de esas que gustan en Los Pinos. Al igual que su amor platónico, no sabe nada de al menos tres libros, ni siquiera sus nombres, aunque afirma que marcaron su existencia y, sí, también es una devota católica que gusta de prestar ayuda al sacerdote en la iglesia local, en lo que se le ofrezca... con todo gusto.

***

El pueblo está cubierto de un aire a democracia de esos que darían envidia a aquellas zonas en donde quienes aspiran a un cargo público deben cumplir con ciertas condiciones con ciertos personajes para que puedan gozar de ciertos privilegios. Se trata de reglas no escritas, de rumores, de verdades que todo mundo conoce y de las que nadie se atreve a hablar porque no existen y son solo suspicacias que “en nada contribuyen al desarrollo de nuestro estado y nuestra nación”, como dirían “los clásicos”.

Es divertido. Al tiempo que surgen sonrisas de gusto y gestos atascados de satisfacción también aparecen las muecas, las miradas perdidas, las sonrisas fingidas y, especialmente, las muestras de resignación.

Todos son soldados de un ejército dirigido por unos cuantos comandantes. Como en la granja, dos tres bueyes fueron elegidos por todos los burros para arar la tierra.

Allá, justo bajo el templete que soporta miles de kilogramos acumulados en soberbia, desprecio y olvido, no hay cigarras que canten y a quienes dedicar los versos aquellos que tanto gustaban porque su canto al alma divide con pavorosa arma punzo cortante; no hay trabajadores del océano que sepan si en el fondo de esos aguas hay un tono más oscuro que el del presagio de los votantes y tampoco hay sombras arbóreas que protejan a los de la voz mientras celebran por todo el templete de esa, nuestra amada y vernácula tradición democrática.

La unidad en esta colonia es tan importante como la de las moléculas de Hidrógeno y Oxígeno para la vida del planeta y así lo hacen saber las voces que escaparon del encierro dirigiéndose a la conquista de un territorio asaltado de norte a sur y de este a oeste.

Es cierto, muchas verdades se han convertido en históricas mentiras de las que nadie puede hablar porque, simplemente, te desaparecen o te encierran por cargos tan ridículos como las firmas en compromisos por cumplir o los discursos siempre triunfalistas de aquellos cuya propia realidad descansa en la demagogia. Lo mejor es callar, andar sumiso murmurando apenas descontento, escondiendo el rostro tras una pantalla y aceptando el reconocimiento del mismo imbécil que te ha silenciado.

Un aire a democracia circula en las cloacas, los vertederos y el drenaje del pueblo, donde también esparce un asqueroso aroma a heces y orín…

***

Pepe, Migue y Quique eran grandes amigos. Fueron compañeros varios años en la escuela y aprendieron un montón de muchas cosas. En el campo, todos decían que eran un gran equipo cuando jugaban a los “encantados”, aunque se debe reconocer que cada uno brillaba con luz propia: había un cerebro, un carita y al otro correspondía hacer el gandalla. El trío de tres tenía un gran futuro mientras estuvieran unidos, pero la vida se encargó de poner a cada uno en el lugar que realmente le correspondía.

Los amigos se convirtieron en hacedores, los compas se convirtieron en patrones y el par restante avanzó pisoteando los intereses de un tercero inutilizado por su propia estupidez. Pese a todo se abrazaban y reían en público, pero en lo privado ya no había encuentros, ni secretos por contar o dolores por mitigar. Se visitaban en sus respectivos domicilios y se hacían promesas a voz en cuello que ninguno respetaba.

Afortunadamente, la menguada amistad entre ellos no se rompió del todo gracias a uno de los campesinos más sabios de la región, que pasaba el tiempo cosechando habas y analizando. Su nombre no es común, pero recuerdo que era uno de los más sabios y experimentados varones de la comunidad. Así que Pepe, Migue y Quique destrozaron sus relaciones amistosas, pero siguen trabajando juntos, al menos hasta que el buen cosechador así lo decida…

***

El bar está casi vacío. Hay tres hombres bebiendo en la barra y hablando con el cantinero sobre el noticiero en TV: “la mayoría de las mujeres están temerosas y se muestran renuentes a seguir desempeñando sus actividades diarias en tanto no haya alguna autoridad que se decida de una vez por todas a enfrentar a esos delincuentes…”.

-  Apenas el viernes secuestraron a otra chica y la pinche policía no quiso investigar nada. Los familiares y amigos hicieron volantes y los repartieron en todo el sitio y en algunas localidades cercanas. Además, usaron internet para pedir ayuda. Aquí lo traigo, -dice don Alfredo y lee-: Es urgente nos ayuden a difundir esta foto tiene 11 años su nombre es Mayra Elena Flores Garcia fue vista por última vez en Alborada Jaltenco, frente a la escuela Edayo en la papelería que se encuentra en ese lugar esto fue a las 17 horas lleva 7 horas desaparecida, vestía pantalón de mezclilla, sudadera negra, tenis blancos y lentes. Por favor cualquier información es importante. No es un juego ni una broma cualquier información a los números 044-55-11-22-24-76 y 044-55-43-99-02-51. Gracias.

Jorge, que ha estado escuchando en silencio, se decide a hablar: En Veracruz la cosa no mejora. Cada día más muertes y más desaparecidos, pero los medios tradicionales solo dan cuenta de la visita del señor presidente, su reunión con el cerdo del gobernador y un montón de promesas baratas. Del Estado de México ni hablamos porque el de allá está más interesado en la candidatura presidencial que en fortalecer la seguridad y proteger también a las chicas, porque ha habido ya varios feminicidios.

-  Pues en el periódico dicen que por la visita del papa “se han peleado dos representantes oficiales de Dios en México, los cardenales Norberto Rivera y Alberto Suárez Inda. Grillos temibles como el que más, luchan por acaparar al jefe que los visita”, dice divertido Román mientras coloca el papel justo frente a los hombres que quedan pasmados porque al momento de caer se abrió en la sección de espectáculos, donde hay una foto de uno de los calendarios de Gloria Trevi, quien aconseja quién sabe qué tanto a la actual villana favorita de Los Pinos…

Pobre Kate, ojalá nunca hubiera criticado a la señora o al marido, comenta Alejandro mientras se lleva la cuba a la boca y la bebe con devoción enfermiza.

Quizá todos tengan razón…

***

En Chiapas hicieron una canción para el papa Francisco. Dicen que es misionero de paz y misericordia y la Iglesia de Católica la anda poniendo por todos lados y tratando de convencer a medio mundo de las bondades y parabienes que la visita del susodicho dejará al país.

La cantan en lengua, como dicen los amigos de allá, y es Reily Barba quien interpreta “Lek Milatalxa”, que significa “Qué bueno que llegaste”. Habla de una revolución de amor y alianzas de misiones y almas que sufren y deben ser curadas como lo hará el buen Francisco a su llegada a una de las entidades más pobres, asaltadas y olvidadas en este país de bodas de ensueño.

Qué bueno que llega el papa y que Francisco es su nombre y que es aliado de la luz y cuenta con los elementos suficientes para destrozar a la oscuridad y todo eso. Qué bueno que tantas conciencias y tantas voces y tantas almas se unan para esperar la llegada de un hombre divino que, como usted y yo, seguramente sufre halitosis matutina y está muy lejos de ser el corazón del universo y mucho menos “agua de Chiapas”.

Qué bueno que llegaste Francisco, ¿a qué hora te vas?

EMPATÍA

No hay nada más rico que un beso de tus labios… bueno sí, ¡el triunfo de los Broncos!

 

alejandro.evaristo@milenio.com