Pa' no molestar

Hablando de huérfanos

Resulta que los partidos políticos recibirán al menos 10 mil millones de pesos durante el proceso electoral que este 2015 sufrirá este lastimado México y yo, la verdad, creo que ya va siendo hora de reorganizar este asunto.

Los militantes de un partido, sus dirigentes, sus candidatos y todos los funcionarios que gracias a la “organización partidista” lograron alcanzar un escaño, un puesto o al menos una silla en algún lugar, se desviven gritando a los cuatro vientos que su partido es esto y que es mejor que aquellos y que no se cuánta estupidez más.

Hay buenos ejemplos en gobernadores que acuden a las reuniones partidistas usando la infraestructura gubernamental (humana, física, económica y mediática) sin el menor empacho o al menos un asomo de vergüenza, regidores que cacarean cada vez que su gallina pone un huevo y ni hablar de los personajes que ocupan la vitrina nacional y usan los “programas sociales” para que su estúpida sonrisa no sea olvidada.

Y no se trata solo del PRI, ¿eh? En la aseveración entran hasta los que todavía no nacen.

Yo creo que si hay tanto amor por un partido y, si como estos afirman, tienen miles y hasta millones de seguidores, pues que sean los militantes, simpatizantes, dirigentes y demás quienes mantengan a flote sus organizaciones.

Los recursos públicos deben usarse para ofrecer mejores espacios y servicios a la sociedad y no para mantener a un grupúsculo de mediocres que han hecho de todo para sangrar al país y los bolsillos de la gente.

¿Por qué es tan cara nuestra “democracia”?

¿Por qué debemos pagar para que otros cumplan sus aspiraciones?

¿Por qué usan recursos públicos para garantizar la supervivencia de organizaciones cuyos miembros, dirigentes y bases no tienen la menor idea de cómo enfrentar los problemas del país?

¿Por qué debemos mantener a agrupaciones tan distantes de las necesidades nacionales?

¿Por qué carajos son nuestros bolsillos los que tienen que darles de tragar, chingao?

Una buena lectura

Por casualidad llegó a mis manos una recopilación de cuentos de Ana de Gómez Mayorga titulada Nostalgia de lo recóndito y editada por la Universidad Nacional Autónoma de México en la colección “Relato Licenciado Vidriera”.

No lo niego, la lectura me dejó un muy buen sabor de boca.

Sucede que disfruto mucho leer cosas relacionadas con el terror, novelas, ciencia ficción y literatura fantástica, género este último en el que innegablemente se encuentra el texto en cuestión. Como no tenía referencia alguna de la autora indagué un poco por aquí y por allá y resulta que murió a mediados del siglo pasado, que era una maestra mexicana, que en su momento fue referencia obligada en Latinoamérica y que, para variar, fue poco reconocida en este país de candidatos. 

De acuerdo con lo leído e investigado por este servidor, sucede que estas historias forman parte del libro escrito por la mexicana y al que tituló Entreabriendo la puerta. El texto estaba compuesto por 30 cuentos y 22 de ellos han sido catalogados dentro de la llamada literatura fantástica.

En la introducción, a cargo de Reyna Paniagua Guerrero, se detalla que la autora “hace gala de maestría narrativa. En sus historias lo habitual se agrieta para dar paso a lo recóndito…”, es cierto, pero la realidad es que la descripción apenas hace justicia a Ana de Gómez Mayorga.

En “Nostalgia de lo recóndito” se hallan los cuentos “El viaje”, “La casa”, “El señor cura” y los inigualables “La fuga”, “El espejo”, “La puerta”, “La excursión” y “El mar”.

Si puede, no se lo pierda. Altamente recomendable.

A recorrer Hidalgo

Tepeapulco tiene varios atractivos que ofrecer a los visitantes, como la zona arqueológica de Xihuingo, la casa de Cortés, el museo Fray Bernardino de Sahagún, la laguna de Tecocomulco y el Ex Convento de San Francisco de Asís, este último es el que merece nuestra atención pues se han organizado recorridos los días 23, 24 y 25 de mayo a un costo de recuperación de 50 pesos por persona.

El sitio está ubicado en el primer cuadro de la cabecera municipal, es el más antiguo del estado y fue ahí donde llegaron los Franciscanos para diseminar el cristianismo hace unos 485 años, bajo el liderazgo religioso del fraile Andrés de Olmos. Consta de una capilla, un templo y un convento del que destacan el arco y la arquivolta (molduras que decoran la parte frontal de un arco siguiendo la curvatura del intradós o superficie curva inferior) en la que se aprecian figuras de indígenas montados sobre leones y tigres.

El sitio abrirá para que los visitantes puedan recorrer los pasillos, celdas, jardines, túneles y capillas acompañados por un guía especializado que contará las historias, leyendas y mucha información más sobre este histórico lugar.

http://twitter.com/@aldoalejandro