Pa' no molestar

Culturosos despertares

¿En qué país viven los políticos mexicanos? Hablan de que no hay delincuencia y hasta el Papa tiene miedo; dicen que el recorte presupuestal es para aminorar un severo impacto en la economía nacional a consecuencia de diversas tendencias mundiales y usan los recursos públicos para fines personales o, por decir lo menos, vanales; hablan de libros que no saben que existen; enfrentan problemas que ellos inventaron y cuestionan programas que aprobaron. Apelan a la austeridad y de la nada se hacen de casas y bienes de millones de pesos o dólares; afirman que los niveles de delincuencia bajan pero no se atreven a caminar las mismas calles que usted y yo; subrayan cifras de inversiones millonarias y el desempleo en este México de mentirosos aumenta peligrosamente.

Equidad de género

Reconozco en lo que vale la lucha para alcanzar lo que llaman equidad de género y de alguna forma comparto el objetivo, indudablemente. Mujeres y hombres debemos tener las mismas oportunidades, derechos, obligaciones y responsabilidades, es cierto, pero el solo renovar palabras y términos es y será siempre insuficiente si nos olvidamos del actuar.

Para infortunio de las damas y beneplácito de algunas sanguijuelas que se hacen pasar por caballeros, la historia de este México ensombrecido es de machos siempre dispuestos al enfrentamiento, al grito, al golpe y al agandalle “porque así se deben hacer las cosas”.

Conocemos personajes cuya mediocridad y bajeza no ha sido impedimento para alcanzar sillas de las altas, así como mujeres que gracias al cobijo y sábanas de aquellos están en puestos más o menos similares.

También está la otra cara de la moneda, la de una sociedad igualitaria que busca generalizar el calificativo pensando en tres palabras recurrentes en el discurso y perdidas en la práctica: el bien común.

Recomendación literaria

Gracias a la querida Lupita Hernández Hernández he tenido la oportunidad de leer El hombre en busca desentido, de Viktor E. Frankl.

El autor detalla en él su experiencia al estar confinado en los campos de concentración durante el holocausto. Lo sucedido durante la Segunda Guerra Mundial en esos sitios creados por el régimen de la Alemania nazi nos acerca a entender cómo es que hubo personas tan deshumanizadas y capaces de hacer lo que hicieron y cómo otros tuvieron la suficiente entereza y coraje para sobrevivirlo.

El autor es uno de ellos y es precisamente este ejercicio, narrar su experiencia y detallarla, el que mejor ejemplifica la corriente que él representa: la logoterapia (también conocida como Tercera Escuela Vienesa de Psicoterapia, después del Psicoanálisis de Sigmund Freud y la Psicología individual de Alfred Adler).

Frankl entiende e interpreta el término logos como “sentido”, por lo que explica su escuela como la terapia que se enfoca en descubrir el sentido de la vida bajo el precepto de la libertad de elección y la responsabilidad de asumirla. Esta psicoterapia (se denomina así al tratamiento que tiene como objetivo el cambio de pensamientos, sentimientos y conductas) permite “detectar los síntomas de vacío existencial y despierta en el ser humano la responsabilidad ante sí mismo, ante los demás y ante la vida”.

Esta corriente es un método que permite encontrar ese por qué vivir, para qué vivir, pero solo aplicada a una persona y no a un grupo puesto que, al final, cada uno tiene sus propios anhelos, esperanzas… y sufrimientos.

Indudablemente, es una obra que deja un gran aprendizaje y que no debe faltar en su biblioteca.

Gracias Lupita.

Feria del libro

Como es sabido, Hidalgo es el estado invitado a la Feria Internacional del Libro que organiza la Universidad Nacional Autónoma de México y que se lleva a cabo en el Palacio de Minería en la capital mexicana; por fin, 36 ediciones después, el estado está presente en uno de los eventos literarios de mayor relevancia en este cuestionado país y no se podía dejar pasar así como así.

Las autoridades del ámbito cultural en la entidad decidieron por ello enviar lo mejor de lo mejor y entre ellos se encuentra la participación de amigos y colaboradores de esta casa editorial.

Tal es el caso de Diego Castillo Quintero, quien aprovechó el espacio para presentar su segunda obra, “Las furias”, una serie de relatos que abordan “una perturbadora variedad de síndromes y trastornos psíquicos”, así como de Alfonso Valencia, ganador de los premios estatales de literatura Efrén Rebolledo de Poesía y Ricardo Garibay de Cuento, quien comentó El grito circular de la gota que muere en la piel del estanque y, por si fuera poco, también está el Premio Estatal de Poesía Efrén Rebolledo 2014 Martín Rangel con El rugido leve (las canciones de Ryan Karazija).

Felicidades a Diego, Alfonso y Martín.

http://twitter.com/@aldoalejandro