Pa' no molestar

Cultura, migración y política

Hace algunos días se informó que el 4º Festival Nacional del Conocimiento se llevará a cabo en Ensenada, Baja California, del 30 de agosto al 6 de septiembre y ofrecerá múltiples expresiones de ciencia, arte y humanidades con conferencistas y artistas, como el escultor Sebastián; Julieta Fierro; Ruy Pérez Tamayo; el taller Coreográfico de la UNAM, con la dirección de Gloria Contreras; Klezmerson; Paté de Fuá, y El Monólogo de Einstein, con el actor Patricio Castillo, entre otras. Para mayor información, puede comunicarse con Norma Herrera al teléfono (646) 175 05 31 o al cel (646) 117 16 27 y su correo electrónico es nherrera@cicese.mx

Y ya que andamos por el norte del país, seguro a los amigos de Hidalgo interesados en temas de migración y diversidad cultural les interesará saber que la Oficina en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), junto con Conaculta y El Colegio de la Frontera Norte, organizaron las “Jornadas sobre Cultura y Migración”, mañana jueves 28 y el viernes 29, como parte del “Foro 2015 Migración y Cultura”.

Estas jornadas tendrán como sede a El Colegio de la Frontera Norte, El Centro Cultural Tijuana y El Centro Estatal de las Artes en Tijuana, y son parte de la celebración de las actividades del Día Internacional de la Diversidad Cultural. Además, reunirán a sociólogos, antropólogos, artistas plásticos y representantes nacionales de diversas disciplinas. Podrá seguir la transmisión por internet de dicho evento a través de www.colef.mx

Te envidio, Guadalajara

Tuve la buena fortuna de tropezar con el arte de Adriana Santiago hace algunos meses. De hecho, cuando la escuché por primera vez estaba por presentarse en esta capital hidalguense pero fue imposible empatar tiempos porque teníamos compromisos agendados previamente.

Pues resulta que Adriana Santiago cuenta ya con tres producciones “Sueños y Cenizas” (2005), “Llévame contigo” (2007) y “Vente conmigo” (2013). No he escuchado todas sus canciones, pero hay tres que de plano no puedo dejar de lado: Ya no te espero, Ven y Déjala que llore, verdaderas joyas de la trova contemporánea.

No cuento con espacio suficiente para detallar la trayectoria artística de esta preciosa mujer, así que me limito a decirles que se ha presentado en escenarios de casi todo el país y los ha compartido también con músicos y compositores como Edgar Oceransky, Miguel Inzunza, Francisco Cespedes, Fernando Delgadillo y Alejandro Filio, entre otros.

Hoy se presenta en “La Mitotera”, a las 20:30 horas, allá en la colonia Moderna de mi muy querida y amada Guadalajara. Si tienen la oportunidad, les sugiero que acudan a disfrutar de una de las voces más hermosas de este país. Si no puede, búsquela en youtube o en su sitio www.adrianasantiago.com.mx

Para rematar

No sé ustedes, pero yo realmente estoy hasta el queque (no puedo decir hasta la madre) de la innumerable cantidad de personas que andan recorriendo las diferentes comunidades de los diferentes municipios de todos los estados de nuestro “pacífico” país ofreciendo, prometiendo e ilusionando a incautos, necesitados y esperanzados.

Ningun@ habla de reducir o limitar la increíble cantidad de recursos de que disponen para “legislar en favor de los mexicanos” o de arrancarse “la pesada carga” del fuero o al menos de poner límites de una buena vez a los excesos en que incurren los titulares (y sus respectivos secuaces) de los otros dos poderes.

Eso sí, ofrecen el saludo engañoso, el abrazo acatempiano y la sonrisa traidora; no importa si contrataron y/o les impusieron “equipos de trabajo”, que son bastante “doctos” en todo tipo de situaciones, excepto aquellas en las que verdaderamente se requieren habilidades cuya existencia ni imaginan, el reto es andar “entre la raza” para obtener, con su voto, la oportunidad de vivir a gusto y a costa de nuestros bolsillos sin mayor esfuerzo durante, muchos... demasiados meses.

Lo cierto es que en Hidalgo hay dos certezas: la primera es que ningun@ de ell@s puede cumplir nada de lo que promete por la simple y sencilla razón de que deben alcanzar acuerdos con otros de su misma especie e incluso de diferente ideología para tener mayoría en el Congreso y poder generar algún cambio y, segundo, el rebuzno local apenas se escucha en el rancho…

Espero sinceramente que algún día todos caigamos en la cuenta de que los diputados, locales o federales, no nos hacen ningún favor haciendo lo que es su obligación hacer y que nosotros, quienes “decidimos” somos sus verdaderos patrones, no sus súbditos...

alejandro.evaristo@milenio.com