Pa' no molestar

Comunicación al Servicio del mediocre

Mi animadversión contra los partidos, en especial el bodrio ese llamado Partido Verde Ecologista de México, no es una cuestión electorera o temporal; los detesto desde que enseñaron el diente, sacaron las uñas y abrieron el costal para sumarse al saqueo del país bajo el cobijo del verdadero partidazo (je), olvidándose del compromiso con el medio ambiente, de las propuestas y políticas públicas reales sobre el tema y las acciones concretas y tangibles para garantizar un mejor planeta a los que vienen, tal como sí hacen otros partidos verdes en otros países del planeta.

Aquí, en México, los verdes sirven para enriquecer a una familia y encumbrar a un junior ávido de fiestas y amigos y mujeres y departamentos en Cancún. Sirve para cobrar en dólares y aceptar “desarrollos turísticos” en áreas naturales protegidas; para fastidiar la ida al cine y rellenar páginas y espacios en medios de comunicación creados, crecidos y contratados a modo. También para cubrir la piel grisácea, hedionda y asquerosa de una innumerable cantidad de roedores agazapados que se dicen “servidores públicos”; para legitimar las medidas autoritarias de un sujeto que no puede ser más mediocre porque no es un poco más alto y para disfrazar la incapacidad de un gobierno que ni sufre ni se acongoja por las cada vez más evidentes muestras de descontento y rechazo.

El desprecio y el asco aumentaron durante el proceso electoral por diversas razones resumidas en dos palabras: pinches cínicos. 

A su desprestigio se sumó el que varias figuras públicas, a través de sus redes sociales, evidenciaran su afinidad con el peveme, tales como Inés Sainz (@inessainzg), Aleks Syntek (@syntekoficial), Julio César Chávez (@jcchavez115), Jan Cárdenas (@janmexico), Andrea Legarreta (@AndreaLegarreta), Gloria Trevi (@GloriaTrevi), Oribe Peralta (@OribePeralta), Raquel Bigorra (@rbigorra) y algunos más, bajo el hashtag #VamosVerdes.

Les pagaron por ello y eso no está mal porque, como sea, es parte de su chamba: les contratan para publicitar un producto. Como era de esperarse, con los comentarios de las figuras públicas hubo ataques y reclamos, así como aclaraciones y desapariciones en los time line de varios.

Por ejemplo, al carismático Daniel Bisogno (@DaniBisogno), le fue como en feria luego de señalar en su twitter el domingo 7 de junio, en plena elección: Hoy todos a apoyar a la selección! ¡Vamos a ganar! ¡A ponerse la #verde! #VamosHoyConElvERDE. Con las respuestas y los mensajes que el conductor de TV Azteca recibió (la mayoría atacándole), no se anduvo por las ramas al responder: Aclaro aunque no tendría por qué, yo expreso lo que se me hinchen los huevos en mi Twitter que para eso es!Y yo apoyo o no a quien yo quiera… y Sí. Tiene razón. Es su espacio y ahí puede decir lo que le plazca, desafortunadamente manifestó su apoyo a un partido en plena veda electoral.

Otro caso que vale la pena mencionar es el del buen Jean Duverger (@duverman). El otrora titular de El Último Pitazo (@elultimopitazo), un “late night show” deportivo (qué pinche necesidad de usar otro idioma para describir las cosas que se hacen acá, pero todo se les perdona a los amigos encabezados por @radamesss25 mientras siga ahí la altísima y bellísima @pamela_arndt), confirmó que le ofrecieron varias decenas de miles de pesos para tuitear su apoyo al PVEM: Una cosa es vender ropa, pastelitos, papas, teléfonos etc. Otra muy diferente es vender a tu país, respondió. El hoy comentarista deportivo recibió toda clase de aplausos y reconocimientos por esas palabras y remató con un Aclaro: No me considero autoridad moral para cuestionar a nadie, la inconformidad es con las instituciones q permiten semejante hecho. Y sí, tiene la boca embarrada de razón…

Pero la peor pifia no fue de un@ “artista” o conductor@ o deportist@ (jejeje), el protagonista innegable fue el señor director técnico de la selección nacional de soccer Miguel Herrera (@MiguelHerreraDT), quien tuvo la insana ocurrencia de escribir en la red del pajarito Apoyemos a la selección. No dejen de votar, vamos con los verdes… Los verdes si cumplen... Esta es mi decisión personal ustedes voten y manifiéstense por su preferencia pero no dejen de votar con tu voto gana México…

Me da pena decirlo y reconocerlo porque esas de esas verdades que duelen, pero hay mucha gente en este pambolero país que es fácilmente influenciable. Los que saben de política y esas cosas tendrán que estudiar si las palabras del técnico influyeron de alguna manera en el resultado de la jornada. ¿Usted qué piensa?

alejandro.evaristo@milenio.com