Pa' no molestar

El 'Art Doll' de Annie Vite

A sus 21 años, la joven artista plástica Annie Vite desarrolla una técnica escultórica conocida como Art Doll, la cual le ha permitido presentar su arte en escenarios locales e internacionales: “he sido partícipe de múltiples eventos culturales de temática Underground en el DF, así al ser parte de un proyecto de artes plásticas visuales, mi obra se expuso en la Facultad de Química de la UNAM, en el Instituto Cervantes en Tokio (Japón) y en Barcelona (España), por medio de la Asociación Cultural Mexicano Catalana”.

Recuerda que se adentró en dicha técnica desde hace dos años gracias a su pareja, quien también es escultor y le ayudó en lo básico para comenzar a crear sus propias obras, ya que anteriormente realizaba ilustración y pintura: “tuve un gran interés por el Art Doll, el cual consiste en realizar muñecas con una hechura y un concepto más artístico, y en base a ello comencé a crear mis primeras piezas, desde el inicio era complicado no solo por la casi nula experiencia si no porque requería también otro tipo de conocimientos como la elaboración del vestuario, la colocación del cabello, el uso correcto de la pintura y en algunos casos, la construcción de un formato al añadirles un contexto”(sic).

Para sus creaciones, utiliza resina epoxica y materiales como telas variadas, encaje, pelo sintético madera, óleos y, dependiendo de la obra, emplea objetos en miniatura con fines decorativos.

Annie platica sobre el proceso creativo, desde la posibilidad de trazar bocetos del diseño principal de la muñeca (solo si lo cree necesario) hasta el tamaño que va a tener, luego modela la pieza por partes y al finalizar todo el modelado coloca pintura a base de óleo. Al secar coloca el cabello y dependiendo del diseño se lo peina de determinada forma y después comienza a elaborar el vestuario que, una vez finalizado, arma y coloca.

Por último dependiendo de la idea, si va a ser una escultura o un relieve, comienza a planificar y a construir el formato, añadiendo los elementos que va a tener.

“Durante del proceso creativo para alimentar la inspiración suelo escuchar música que ambiente ciertas ideas, comúnmente escucho darkwave, coldwave o el soundtrack de películas o videojuegos que vayan acorde”.

Crear una pieza le tomaba en inicio hasta cinco meses de trabajo pero ahora, gracias a la práctica y la experiencia adquirida, el tiempo se ha reducido a un mes al menos. Ha hecho cinco y cuatro de ellas las ha logrado vender en precios que oscilan entre 2 mil y 5 mil pesos “dependiendo del tamaño, la complejidad de la obra, los materiales, el tiempo invertido y si el concepto es de mi autoría o un fan art”.

Annie se dedica por completo a su trabajo como escultora y se define como “una artista con conocimientos en su mayor parte autodidactas”. Ella quiere tener una producción mayor de su obra para darlas a conocer en múltiples exposiciones: “apenas el año pasado he expuesto tanto nacional como internacionalmente, y en este año espero volver a repetir la experiencia llevando mi obra a otros lados. También el mostrar la manera en la cual percibo ciertos temas y puntos que puedan ser del interés y el agrado de las personas”.

Como ya se mencionó, su técnica escultórica es el Art Doll, aunque algunas veces reconoce haber relacionado su trabajo con el Arte Gótico Moderno. Si usted está interesad@ en su trabajo, no dude en buscarle en Facebook o en Instagram como Annie Vite.