Pa' no molestar

La novela que nació de un divorcio…

La joven Ana Laura Román forma parte de la Enciclopedia de la Literatura en México, un sitio que aglutina a los autores de nuestro país, auspiciado por la Fundación para las Letras Mexicanas.

Nacida en el Distrito Federal el 29 de abril de 1989, estudió hasta la preparatoria aquí en México y después comenzó en el mundo del doblaje y la locución. Cuando cumplió 20 años publicó la novela Presente Carmesí por sus propios medios, ya que varias editoriales le rechazaron, y tuvo muy buena acogida por parte de los lectores, especialmente los jóvenes, pero luego tuvo la oportunidad de visitar Japón, donde estudió durante un año en la escuela de japonés y su novela quedó en una especie de limbo hasta hace dos años, en que releyó el original y decidió reescribirla bajó el título de “La Vigilante”, que ahora se encuentra en venta bajo el sello de Editorial Altera.

El punto es que hace casi seis años, Ana Laura regresó a Japón, donde estudia Composición Musical en la Universidad Shobi Gakuen, en la prefectura de Saitama, en Kawagoe. Y estando allá fue cuando retomó el que llama uno de sus sueños. De hecho, gracias a sus estudios, el trailer book de la novela fue compuesto por la propia Ana Laura y puede ser escuchado en http://youtu.be/l1wh-OQ3vq0.

El libro se promociona en diversas plataformas con una autodescripción de Melissa, la protagonista: Mi madre me contaba una historia antes de dormir, sobre un mundo donde lo ordinario y lo sobrenatural coexisten protegidos por una delgada línea. El deber de los vigilantes es proteger el equilibrio. Esa es mi misión ahora…

Ana Laura se ha desarrollado como compositora e incluso como cantante y ha tenido la oportunidad de “participar en programas de televisión, dramas y películas ya sea presentando la cultura mexicana o simplemente actuando”, de acuerdo con una de las biografías que circulan de nuestra amiga en la red de redes, con quien por cierto, pese a la diferencia de horarios, hubo oportunidad de platicar, por supuesto, gracias al bendito internet.

- ¿Cómo fue que llegaste a Japón?

Pues tengo ascendencia por parte de mi padre y siempre tuve curiosidad. En el 2010 mi mamá nos regaló un viaje de tres meses y al llegar y ver cómo era el país me enamoré y quise quedarme, así que en el 2011 regresé junto con mi hermana para estudiar en la escuela de japonés.

- Ahora entiendo las referencias al idioma en “La Vigilante”. Menuda vida le describiste a Melissa, ¿Cómo nació?

Pues comenzó como un cuento cuando tenía 9 años. En aquel entonces mis padres se divorciaron, así que desarrollé el gusto por escribir como terapia. Después lo convertí en novela cuando tenía 20 años e intenté publicarla pero recibí muchos rechazos por mi edad, así que lo publiqué por mí misma bajo el título de “Presente Carmesí”.  Se vendió bastante bien, pero vine a Japón y la cosa quedó ahí. Hace dos años encontré el archivo y lo leí de nuevo. Recordé que siempre había sido mi sueño ser escritora y decidí reescribirla. Se convirtió en La Vigilante y así decidí enviarla a las editoriales hasta que Altera la aceptó.

- ¿Y cómo es que decides estudiar música y no algo relacionado con letras si deseabas ser escritora? Es muy gracioso, de hecho. Yo siempre tuve tres sueños desde niña: ser cantante, ser escritora y ser actriz. Como actriz de doblaje conseguí el primero. Al comenzar a poder publicar mis historias el segundo se hizo realidad, así que cuando llegué a Japón me entregué por completo a la música. Digamos que en mi mente me faltaba completar ese tercer gran sueño. Hasta hace poco me di cuenta que curiosamente cada uno se complementa.

Ana Laura y Melissa, autora y protagonista, comparten el gusto por el kendo, el amor por sus respectivas hermanas y el sueño de ser escritoras. “La Vigilante” es una lectura ágil y sencilla y me pareció interesante la forma en que involucra miedos, psicología, así como personajes de diferentes culturas.

- ¿Cómo te preparaste o documentaste para el desarrollo de la trama?

En la universidad puedo tomar clases de otras carreras como materias libres así que estudié psicología casi seis meses; sobre las culturas, tengo amigos de muchas partes del mundo con los que platiqué mucho para documentar los personajes.

Ana habla, lee y escribe con fluidez el idioma de aquel país en oriente, por lo que pregunté si su novela ha sido comercializada fuera de México o si tenía una versión japonesa.

No aún. Estoy en pláticas pero para realizar la traducción necesito que se haga con más renombre, ya que a pesar de escribir en japonés no tengo aún el nivel para traducir el libro por mí misma y contratar un traductor implica una cantidad de dinero impresionante.

- Me imagino. ¿Habrá presentaciones próximas acá?

Aún no tengo ninguna confirmada pero estoy en pláticas con Porrúa y Gandhi para realizar algunas en agosto.

La segunda parte de “La Vigilante” está en proceso de producción y le esperan más aventuras a Melissa, quien habrá de tomar una decisión fundamental en la trama de esta novela juvenil de Ana Laura Román, a quién no solo deseo éxito sino también un muy feliz cumpleaños…

alejandro.evaristo@milenio.com