Perfume de 19 mil pesos

En la prensa solemos enterarnos de las excentricidades de “los famosos”. A nadie le impresiona ya que cantantes, actrices, modelos, deportistas, etcétera, gasten sumas enormes de dinero en todo tipo de artículos y pasatiempos.

Esta vez acudo a un texto de los Evangelios, concretamente el de San Marcos en su capítulo 14, donde encontramos esta cita: “… y estando en Betania en la casa de Simón el leproso, cuando estaba sentado a la mesa, vino una mujer que llevaba un frasco de alabastro con perfume de nardo puro de mucho precio; y rompiendo el frasco, lo derramó sobre su cabeza. Algunos de los presentes, indignándose en su interior, decían: ¿Para qué se ha hecho este derroche de perfume? Se podía haber vendido este perfume por más de trescientos denarios, y darlo a los pobres. Y se indignaron contra ella”.

Si nos basamos en los datos que este texto nos aporta, y tomando en cuenta que un denario era el sueldo de un jornalero por día, aquello sería el equivalente a 19 mil pesos. Al buscar en internet los perfumes más caros del mundo podemos encontrar entre ellos, al Fauburg de Hermes. Su precio es de 19 mil 500 pesos mexicanos.

Aquello, en definitiva, fue un símbolo de conversión de una vida de pecado. Pero el texto continúa para ver la reacción de Jesús quien dijo: “Déjenla, ¿por qué la molestan? Ha hecho una buena obra conmigo, pues a los pobres los tienen siempre con ustedes, y pueden hacerles bien cuando quieran; a mí, en cambio, no siempre me tienen. Ésta ha hecho cuanto estaba en su mano: se ha anticipado a embalsamar mi cuerpo para la sepultura. En verdad les digo que dondequiera que se predique el Evangelio en todo el mundo, se contará también lo que ella ha hecho, para memoria suya”.

Queda claro, pues, que a Dios le gusta que lo tratemos con la reverencia que se merece… pero todavía hay quienes no lo entienden.

www.padrealejandro.com