Diccionario casero (1)

Abuelos: Dos veces papás, quienes merecen dos veces cariño y que han de ser dos veces prudentes para aconsejar, respetando la responsabilidad de sus hijos en la educación de sus nietos.

Amistad: Tesoro de valor incomparable que requiere un cultivo como el de las flores finas.

Amigo: Un otro yo, con quien cuento siempre, especialmente cuando los demás huyen o me dan la espalda, y que me demuestra su afecto corrigiendo mis errores.

Amor: Motivo por el que deberíamos hacer todas la cosas.

Ángel de la guarda: Ser espiritual que Dios nos ha regalado para que nos cuide, y no se separa de nosotros, aunque ya no seamos niños.

Cariño: Algo que debe ganarse, a base de darlo a los demás.

Comidas: Maravillosas oportunidades de convivir con los seres queridos, para interesarnos en lo que ellos nos quieren contar.

Convivencia familiar: Fenómeno social especialmente enriquecedor para todos los miembros del grupo, donde en base al respeto y al cariño mutuos, nadie tiene miedo a decir lo que piensa.

Educación primaria: La que los niños deberían recibir antes de ir a la escuela, para que ahí los puedan instruir.

Enfermo: Persona que necesita doble cantidad de cariño que los demás, con dos cucharadas de exigencia, cada ocho horas.

Esposo: Hombre casado, que jamás pierde de vista que su primera obligación es demostrarle un amor sincero a su mujer.

Esposa: Señora que en ocasiones se cree Doña Josefa Ortiz de Domínguez (La Corregidora).

Estudio: Labor ardua de la inteligencia y la voluntad, que nos capacita para ser buenos administradores del mundo y de nosotros mismos.

Felicidad: Fin último del hombre que sólo se puede alcanzar plenamente en la otra vida, pero que se puede comenzar a disfrutar en ésta, a base de servir a los demás por amor a Dios y a ellos.

Gastos: Actividad económica necesaria, que ha de sujetarse a dos condicionantes: posibilidad y conveniencia; pues no todo lo que es posible conviene; ni todo lo que conviene es posible.

Gestos: Instrumentos, que al igual que un bisturí, pueden hacer mucho bien, o mucho mal.

Gritos: Señal de que no se tiene la razón.

Hijos: Préstamo que Dios concede a los padres, para que se los devuelvan con sus intereses.

Hermanos: Uno de los regalos más valiosos que Dios nos da, y a los que hay que tratar como tales.

Ironía: Arma de alto poder destructivo, estrictamente prohibida en el ambiente familiar.

Llanto: Señal de que no somos ni Dios, ni animales.

Mamá: Tesoro de piedras preciosas; vínculo de unidad; doctora; enfermera; maestra; confidente sincera y desinteresada.

Matrimonio: Binomio inseparable de un hombre y una mujer, con objetivos e intereses comunes sobre los hijos, en el que los cónyuges saben pedirse perdón y olvidar.

Motocicleta: Vehículo veloz de dos ruedas, en el que la carrocería es el que maneja.

Novia: Mujer a la que hay que demostrarle el cariño como si estuviera presente su mamá.

Novio: Novio, o sea "no dueño"; y del cual, ahora, sí se puede divorciar.


www.padrealejandro.com