#ANDO Moreleando

Trastornos climatológicos

Durante las últimas semanas algunas regiones de México se han deshidratado y otras se han inundado. Esto no es nuevo, vivimos en un país megadiverso en el que convergen distintos ecosistemas y temperaturas contrastantes. Lo que sí es preocupante es la frecuencia con la que rompemos records históricos y la aparición de fenómenos naturales cada vez más extremos. Entre tornados, granizos, sequías y la temporada de huracanes que recién comienza, este año tendremos distintos avisos a los que más vale poner atención. 

Dejando a un lado el ámbito nacional, es importante entender que estamos ante un reto global. El calentamiento global es una realidad palpable y medible. El 2016, por ejemplo, fue el año más caliente del que se tenga registro en la historia, pero el 2015 y el 2014 rompieron el mismo record en su momento. Precisamente en este contexto se redactó el Acuerdo de París, que representa el compromiso más ambicioso para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y controlar el aumento en las temperaturas antes de que sea demasiado tarde. 

Hace unas semanas, Donald Trump anunció la salida de Estados Unidos de dicho acuerdo. Esta pésima noticia implica que el 2º mayor contaminante del mundo ya no estará comprometido con lo pactado. Si bien, el resto de los países que firmaron el acuerdo pueden continuar la ruta de forma compartida, el calentamiento global no se resolverá sin la creación de políticas macro y de regulaciones en las que participen los principales actores. Conviene recordarle a Trump que en los últimos días los termómetros de Phoenix han marcado temperaturas cercanas a los 50° y que Miami corre un gran riesgo de quedar sumergida en unas décadas. 

Pero no todo es negativo en la actualidad. Precisamente ahora contamos con mucha más información que antes y esto se ha traducido en más conciencia a escalas micro. Al mismo tiempo, los avances tecnológicos y la constante innovación en cuestiones de energías renovables nos dan esperanzas hacia el futuro. La preocupación por el cambio climático ha coincidido con una mayor participación de la sociedad civil en distintos rincones del planeta.

Conviene retomar el pensamiento de Patrick Geddes subrayando la importancia de pensar global y actuar local. 

PD. Gracias a un esfuerzo compartido entre autoridades, el sector privado y la sociedad civil organizada, en La Laguna hemos vivido cambios pequeños pero importantes para esta transición necesaria. Este año se inauguró la segunda planta de energía solar más grande del mundo en Viesca, los movimientos ciclistas siguen pedaleando en la región, ahora contamos con más parques y calles peatonales y en unos meses se inaugurará el metrobús.

Como sociedad nos toca proponer acciones y vigilar políticas. Arre.