Cambia en 2015 la designación de los contralores

Este 2015, año de elecciones y cambio de gobierno municipal, también será un año en el que cambie el proceso de designación de los contralores municipales en Guanajuato.

A partir de la administración 2015-2018, entran en vigor las modificaciones a la Ley Orgánica Municipal ocurridas en 2012, en las que se establece que los contralores sean electos por quien encabece la presidencia municipal, en base a una propuesta ciudadana.

Es decir que, de alguna manera, se volverá al origen de este órgano de control de la administración, pues anteriormente era el propio presidente municipal quien nombraba al fiscalizador, aunque no lo hacía a partir de una consulta ciudadana.

La figura de contralor nace a través del artículo 40 del Reglamento Interior del Municipio, promulgado el 2 de febrero de 1988. Desde entonces y hasta el año 1997, el titular del órgano de control era designado por el alcalde en turno.

Fue el 1 de septiembre de 1997 cuando se estableció en la Ley Orgánica Municipal para el estado de Guanajuato y sus municipios, la obligación de nombrar un contralor y contar con esta instancia al interior de los gobiernos locales de todo el estado.

En ese momento se estableció también la necesidad de independencia del titular de la Contraloría respecto a la autoridad, dada la naturaleza de su labor de vigilancia, fiscalización y control de los recursos públicos municipales.

Por esa razón se estableció un mecanismo para la designación del contralor, siendo éste a propuesta de la primera minoría del Ayuntamiento.

Desde entonces y hasta la actual administración 2012-2015, los contralores eran designados de esta manera. En cinco administraciones los nombramientos fueron propuestos por el Partido Revolucionario Institucional y en esta última por el Partido Acción Nacional.

Será a partir de este año que el Ayuntamiento hará el nombramiento a propuesta una terna formulada por quien asuma la alcaldía en el mes de octubre.

Para formular su propuesta deberá consultar públicamente a la ciudadanía y de las propuestas que surjan de los ciudadanos, se integrará la terna que habrá de presentar al Ayuntamiento.

La ley señala que el mecanismo de consulta se establecerá en el reglamento del Ayuntamiento y deberá garantizar la participación de los ciudadanos en particular y de la sociedad civil organizada.

Estos cambios a la legislación buscan propiciar que la ciudadanía se involucre en la toma de decisiones y que surja de entre ellos, la persona que habrá de fiscalizar los recursos municipales.

Queda pendiente por ahora, conocer el método de consulta que se utilizará para conocer las sugerencias de los ciudadanos y que éste sea incluyente y efectivo, de manera que satisfaga las inquietudes de la población, ávida de participar de manera activa en la vigilancia del patrimonio municipal.

Como órgano fiscalizador, la Contraloría se sujeta a las facultades que otorga la ley, por lo que pugnamos porque, aunado al cambio en el mecanismo de elección y designación de su titular, la misma ley provea mayores atribuciones y capacidades a quienes encabecen la labor de vigilancia de los recursos públicos municipales, para de esta manera entregar a los ciudadanos los resultados contundentes que justamente demandan.

Contralor Municipal de León