Algo que vale la pena contar

Algo que vale la pena contar

Históricamente se especuló que el famoso bloqueo comercial a Cuba, tenía como objetivo evitar el éxito del plan económico cubano tras su revolución. Incluso, que se consideraría un ejemplo para que otros países tomaran en cuenta, las consecuencias de presentar desacuerdos contra la irrefutable Doctrina Monroe. 55 años después, se ha puesto nuevamente de moda el tema y algo que vale la pena contar es precisamente parte de esa historia.

La cercanía geográfica entre Cuba y Estados Unidos (EU), siempre fue propicia para una relación económica y social entre ambos países. Vayamos a 1898, año en el que finalizada la Guerra Hispano-Estadounidense, se firmó el "Tratado de París", mediante el cual Puerto Rico, Filipinas y Guam, pasaron a ser territorio gringo. Pero Cuba quedó en el limbo, debido a una deuda económica representada por la friolera de unos 400 millones de dólares.

España debido al endeudamiento no quería la isla y EU tampoco, sí antes no se cumplían sus obligaciones. Entonces se llegó a un acuerdo, los gringos estarían a cargo de Cuba durante cuatro años para posteriormente el gobierno pasar a los propios cubanos. Todos felices y contentos, y de este modo de 1898 a 1902, EU comenzó a estrechar considerablemente sus relaciones económicas con la isla. Por cierto, hay que decir que los gringos también se agenciaron la "renta" de Guantánamo como base militar, bajo el pretexto de asegurar la paz y garantizar las inversiones estadounidenses. Así, todo fue miel sobre hojuelas claro, hasta la Revolución Cubana. Derrotado Batista las cosas cambiaron radicalmente con todo y que en primera instancia, EU reconoció el gobierno de Fidel. Las relaciones se deterioraron y cuando comenzó la expropiación de grandes extensiones agrícolas, (muchas propiedad de empresas estadounidenses), los gringos decretaron el conocido embargo, argumentando que no harían negocios con la isla hasta en tanto no garantizaran la democratización y un respeto asegurado a los derechos humanos. Derechos, que por supuesto, más se vieron afectados gracias al mismo embargo. Así pasaron 55 años en los que la propia ONU, se cansó de condenar 23 veces el embargo argumentando el lastre para la economía cubana.

Desde 2014 se restableció la comunicación formal entre ambos países y, en unos cuantos días más, por ahí del 21 y 22 de marzo tendrá lugar la visita de Barack Obama a la isla, que supone un paso más en la historia de una enemistad con más de medio siglo.

El monstruo de la globalización no se detiene, para bien, o para mal, avistamos con certeza en su camino, el fin del mundo bipolar. 

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector. 


radioelitesaltillo@hotmail.com