Algo que vale la pena contar

Las dos coreas y el lobo feroz. 2 de 2

El gobierno de Trump ha fijado su postura advirtiendo que terminó la era de "la paciencia estratégica" y los coreanos a su vez responden que si los americanos planean una ofensiva, reaccionarán con un ataque nuclear preventivo. El New York Times opinó hace poco que, este conflicto es como hablar de la "Crisis de los misiles en Cuba, pero en cámara lenta... cuando las ambiciones nacionales, el ego personal y un arsenal mortífero se mezclan, las posibilidades de un error de cálculo se multiplican".

     Ante la presidencia de Trump, los norcoreanos al mando de Kim Jong-un decidieron poner las cartas sobre la mesa: realizar una nueva prueba atómica, (por cierto, prohibida por la comunidad internacional) que represente una especie de advertencia para que Trump considere dos veces un posible paso militar agresivo. Si bien Kim Jong-un no tiene intención de atacar por atacar a su viejo enemigo, ha dejado muy en claro que al sentirse vulnerado, responderá con todo lo que tiene,  muriendo incluso en el intento de lucha para defender su territorio.

     Esta manifestación podría considerarse una estrategia de Pionyang tanto para mantener a raya al adversario, como para crear la suficiente tensión de crisis que subsecuentemente pudiera lograr el ansiado tratado de paz. Pero con Trump en la Casa Blanca, eso seguramente no sucederá. La tensión continúa y otros países intervienen opinando en el conflicto, China considerada única aliada de Corea del norte (aunque se opone al programa nuclear de Kim Jong-un) advierte que de existir una guerra, se tendrá un resultado en el que todos perderán. Rusia por su parte, manifiesta preocupación y pide moderación en ambos bandos.

     Los americanos han respondido proponiendo la imposición de nuevas sanciones adicionales contra el régimen, sobre todo en el sentido armamentista nuclear, generando presión internacional para que China quizá se decida a cooperar en definitiva. La crisis tiene mucho que ver con los actuales liderazgos, dicen que las guerras comienzan por hombres asustados, ¿quién soplará primero esta vez? La moneda está en el aire y sigue girando.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.                                    

radioelitesaltillo@hotmail.com  -  Twitter: @AlBoardman