Nombres, nombres y... nombres

Insistirá AMAFORE incluir en ajustes a ley del SAR aumentar monto de aportación y va por fórmula fija para bajar comisiones

Rechazan calificadoras pronta mejora de evaluación país y esperarán resultados de reforma energética; compra de GFI por el Chicago Mercantil y golpe a BMV en 2 frentes; reprueba CCE anoche a Mancera; Canaco fiesta y 140 años.

TRAS LA PROMULGACIÓN de la reforma energética, que junto con la de telecomunicaciones consumieron gran parte de la atención del Congreso, ahora sí en el próximo periodo de sesiones deberían aprobarse los ajustes a la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) que presentó el gobierno de Enrique Peña Nieto como parte de su paquete social.

Estos ya fueron aprobados en la primavera por los diputados y buscan fortalecer la responsabilidad fiduciaria de las afores, sus gobiernos corporativos, regular los traspasos y lo relativo a los ajustes de comisiones.

Particularmente al gremio de las 11 afores que operan en el mercado y que están agrupadas en la AMAFORE que comanda Carlos Noriega Curtis, lo establecido en la ley para bajar sus comisiones no les satisface del todo.

Y es que Consar que encabeza Carlos Ramírez Fuentes podría rechazar una oferta si la misma no acredita y en automático la afore involucrada deberá aplicar un 75% de la más baja que hay en el mercado.

La AMAFORE ya se prepara para dar la pelea en ese terreno. Son más partidarios de establecer una fórmula de ajuste preestablecida de forma periódica, lo que se cree facilitaría más la planeación y daría más certidumbre al trabajador.

El tema, sin embargo, no sería el más importante en la mira del gremio de las afores, puesto que entre las propuestas que hoy se discuten se dejó fuera un tema que es nodal y que tiene que ver con incrementar el nivel de las aportaciones por parte del trabajador.

Hoy en el mejor de los casos un afiliado contribuye con el 1.5% del 6.5% de lo que cada bimestre se destina a ese renglón, porcentaje insuficiente para garantizar una pensión adecuada para quienes se retiren ya con la nueva ley de 1994.

Sólo faltan 8 años para que comiencen a jubilarse los primeros trabajadores bajo ese estatus y hoy la tasa de reemplazo para quienes perciben arriba de 5 salarios mínimos es de sólo 30%, porcentaje que disminuye conforme se avanza en el escalón salarial para llegar al 20%. 

En general México enfrenta un serio problema en el ámbito de pensiones. Además de la creciente informalidad, el grueso de los trabajadores entra y sale de ese estatus.

Con ello la tasa de densidad, o sea el tiempo en que son formales, es apenas del 60%, lo que también afecta los montos para el retiro.

Con la reforma energética ya se dio un primer paso para resolver la problemática de pensiones de Pemex que dirige Emilio Lozoya y de CFE a cargo de Enrique Ochoa, pero también habrá que resolver a futuro la situación de gobiernos estatales, municipales y universidades públicas. 

Con el abrupto envejecimiento de la población, la crisis de pensiones es una bola de nieve que no debe soslayarse. De ahí el interés de la AMAFORE para que la propuesta de cambios a la Ley del SAR sea más de fondo, a fin de que el gobierno sea el que empuje un mayor ahorro de los trabajadores.

Obvio se reconoce que el horno no está para bollos, máxime el entorno del poder de compra y el impacto que trajeron las medidas fiscales a las empresas. El mismo gobierno tiene sus limitaciones.

En este expediente, que ya se ha revisado en más de una ocasión, existen un sinnúmero de planteamientos para elevar la aportación, desde separar un pequeño porcentaje del aumento anual del salario mínimo, hasta designar un incremento marginal anual que no sea gravoso, pero que haga diferencia en el tiempo.

También podría explorarse el ahorro voluntario. Del mismo salario del trabajador se podría separar un pedacito cada año. Este último podría rechazarlo, pero para ello tendría que hacer un trámite.

Dada la tradicional negligencia que nos caracteriza, quizá este solo obstáculo sería la diferencia para que al final el afiliado ahorre más para su vejez.

Como quiera, éste es un asunto en el que no se puede, ni se debe bajar la guardia.

* * * 

LUEGO DE QUE esta semana quedara lista la reforma energética, sin duda la más importante del sexenio y de los últimos años, varios analistas han conjeturado una nueva mejora de la calificación país. Le adelanto que por el momento no hay tal, máxime los últimos ajustes que ya realizaron en tal sentido Fitch que comanda Eugenio López Garza en mayo del año pasado, luego S&P de Víctor Manuel Herrera en diciembre del 2013 y más tarde en febrero de este 2014 Moody’s de Alberto Jones. En los dos primeros casos la calificación del país se llevó a BBB+ y en el último incluso escaló a A3. Consultas realizadas nos permiten corroborarle que dichas empresas primero observarán la capacidad de ejecución de los ajustes, así como el impacto ya concreto en los indicadores económicos, máxime que el desempeño de la actividad productiva de los últimos años ha sido conservador. El tema fiscal, pese a que avanzó, tampoco ofrece la mejor carta de presentación. Así que en definitiva habrá que esperar antes de echar las campanas al vuelo.

* * * 

HACE UNOS DÍAS se supo que la neoyorquina del corretaje GFI Group que comanda Michael Gooch y que lleva Nick Brown fue adquirida por el Chicago Mercantil Exchange (CME) en 655 millones de dólares. Uno de los activos que reconoció la parte compradora es el desarrollo de sistemas que ha alcanzado la firma que opera bonos y derivados, lo que le permite manejarse ya no de viva voz sino de forma electrónica. La intención del CME es potenciar su nueva adquisición luego de recibir los avales correspondientes. Entre sus operaciones está la de México que como recordará se reforzó en su momento al quedarse con 12 operadores de su competidora SIF ICAP, subsidiaria de la BMV. GFI es comandada aquí por Fernando del Cueto y son parte de su consejo Guillermo Prieto, Manuel Robleda y Jonathan Davis. Vale señalar además que el CME tiene una alianza con el MexDer de la BMV que comanda Luis Téllez. En ese contexto se puede decir que a nuestra bolsa esta operación le atañe directamente en dos frentes.

* * * 

ANOCHE REUNIÓN DE comisión ejecutiva del CCE que preside Gerardo Gutiérrez Candiani. Más de la innecesaria discusión relacionada con los salarios. De un lado Basilio González, presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, y del otro Salomón Chertorivski, del GDF. Obviamente posturas encontradas y por la IP abierto rechazo a un aumento por decreto que pretende Miguel Ángel Mancera, máxime los 149 ordenamientos legales que habría que salvar para eliminar el salario mínimo.

* * * 

LA CÁMARA DE Comercio de la Ciudad de México (Canaco) que comanda Ricardo Navarro Benítez va a celebrar el próximo 29 de agosto su 140 aniversario. Se trata de la agrupación del sector privado más antigua ya que data de agosto de 1874. En la fiesta estará el presidente Enrique Peña Nieto.

aguilaralberto@prodigy.net.mx