Nombres, nombres y... nombres

Francesa Mayoly Spindler 10 años aquí, gastroenterología soporte, más novedades y reto abonar 7% de las ventas a su matriz

MexDer aún sin relevo, Asigna sin timón y director de riesgo, y amagan algunos despedidos nuevas demandas vs BMV; CFE por otras alianzas como la de ICA para más proyectos; OMS busca más y en julio nuevo etiquetado en alimentos.

HACE UNOS DÍAS le daba cuenta de las dificultades que ha atravesado el mercado farmacéutico privado que decreció en 2014 un 4.7% en unidades y 0.4% en dinero.

Para este año y conforme a las estimaciones de la firma especializada IMS Health que comanda Francisco Xavier Valdez, si bien se proyecta una mejora, el avance apenas andará en 0.7% en volumen y 2% en cantidad.

En esencia el comportamiento flojo que muestra el negocio farmacéutico del país se atribuye al bajo poder de compra que prevalece en las familias, puesto que la economía presenta un paso muy lento desde el 2013.

Claro que como siempre en un país en donde aún hay todo por crecer, hay firmas que pueden presumir de un paso más dinámico, como es el caso de la farmacéutica francesa Mayoly Spindler.

Esta firma que está por cumplir en agosto una década de operar aquí, ha logrado sostener en los últimos años un crecimiento promedio en sus ventas del 20%.

En 2013 con la incorporación de nuevos productos a su portafolio, incluso lo hizo en 44%, en 2014 en 21% y para este que corre su expectativa es acrecentar en 30% su facturación.

Desde hace 10 meses por primera vez está en el timón de Mayoly Spindler de México un ejecutivo nacido en nuestro país, en este caso Alejandro Martín Magaña que ha colaborado 8 años en la compañía y que tiene una trayectoria de dos décadas en el negocio farmacéutico.

Lo apoya en la dirección médica el gastroenterólogo Raúl Olaeta Elizalde.

Para la multinacional gala con 85 años de historia, México es una de sus principales apuestas y de hecho es el segundo en importancia en desempeño. Además, tiene filiales en Brasil, España, Bélgica, Argelia y Rusia.

Con ventas por 160 millones de euros llega también vía distribuidores a un total de 70 países. Un área que podría atenderse pronto desde aquí es CA.

Mayoly Spindler es una compañía familiar cuya casa matriz está en Chateau, cerca de París, y que preside Jean-Nicolas Vernin. Su director general es Stéphane Thiroloix.

Dado lo maduro del mercado europeo, 56% de la comercialización ya se realiza fuera de su país de origen.

Aquí maneja básicamente 7 medicamentos, entre ellos el Meteoespasmyl para el síndrome de intestino irritable que es una de sus estrellas, puesto que en el DF un 35% de sus habitantes están en esa circunstancia por estrés e infecciones.

También está el Pepsone para el reflujo, Transilax para estreñimiento crónico, el Iprikene que es una arcilla muy efectiva para detener la diarrea y Probio HP, probióticos para mejorar la flora intestinal.

Todos son medicamentos éticos, o sea que requieren receta médica en un segmento como el gastroenterológico que representa un 21.9% de la venta de medicamentos, visto en unidades.

El objetivo es lanzar de aquí al 2022 dos productos nuevos por año, con la intención de incrementar de 5% a 7% su participación en la facturación total de Mayoly Spindler.

Ya también maneja una línea dermatológica que se opera vía distribuidores especializados y eventualmente buscarían sumar reumatológicos.

La francesa se apoya para su distribución en firmas como Nadro de Pablo Escandón Cusi, Marzam de Rodrigo Herrera, Fármacos Nacionales de José Antonio Pérez y cadenas farmacéuticas como Benavides que dirige José Luis Rojas Toledo, Farmacias de Guadalajara de Francisco Javier Arroyo y San Pablo que lleva Isaac Valdivieso.

Aunque ya se cubren algunos organismos públicos descentralizados, la francesa también tramita su clave para el cuadro básico para vender al IMSS de José Antonio González Anaya, ISSSTE de Sebastián Lerdo de Tejada y también a PEMEX de Emilio Lozoya.

Así que va muy en serio, aunque con la consigna de mantenerse como firma boutique.

* * *

TRAS EL RECORTE de unos 60 ejecutivos y empleados en la BMV que lleva José-Oriol Bosch, el equivalente al 8% de la plantilla, se imaginará que el ambiente laboral al interior de esa empresa responsable de operar el mercado bursátil del país es malo. Ya lo era durante la gestión de Luis Téllez. Hay quien argumenta que se produjeron despidos injustificados y de antemano le anticipo que podrían sumarse otros juicios laborales, ya que a muchos con largas trayectorias sólo se les entregó un cheque de ley sin que se realizara la obligada gestión en la Junta de Conciliación y Arbitraje. Además del despido de Jorge Alegría en MexDer, para quien todavía no hay relevo, también se recortaron a 12 ejecutivos de esa área, en tanto que en Asigna, que es la cámara de compensación de derivados, no hay director general, y peor aún, está acéfala la Dirección de Riesgos, con lo que esto implica. Otra baja importante es la de Rodolfo Liaño, encargado del área de venta de información. Vale señalar que muchos de los despedidos con nivel de maestría y doctorado van a implicar para esa empresa nuevos cargos en materia de compensaciones, lo que ya se reflejó en los números del 2014 con la salida de Téllez Kuenzler y Gerardo Gamboa.

* * *

LUEGO DE LA firma con ICA que lleva Alonso Quintana, la CFE se apresta a buscar otros aliados en la IP, tanto nacionales como extranjeros para aprovechar su expertis, al igual que su músculo financiero y de esta forma desarrollar de manera conjunta proyectos que permitan acrecentar la generación eléctrica y sobre todo utilizar fuentes más económicas, como son plantas de ciclo combinado, que utilizan gas natural, o bien hidroeléctricas. El punto de la empresa productiva del Estado que dirige Enrique Ochoa Reza es aprovechar el nuevo entorno de la reforma energética e igual abaratar más los costos eléctricos para los usuarios. Le platicaba hace unos días de la reducción de tarifas hasta abril, tanto para usuarios industriales y comerciales, como para los hogares.

* * *

CONFORME AL SCRIPT, el primero de julio arrancará el nuevo etiquetado para alimentos y bebidas procesadas con la información nutricional frontal, las calorías y no sólo grasas que contienen los productos, y el porcentaje equivalente en la dieta diaria recomendada. Ésta es la última de las medidas anunciadas en octubre de 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto para amortiguar la obesidad. Los lineamientos de COFEPRIS que comanda Mikel Arriola se emitieron en abril de 2014, fecha en la que se estableció el plazo para que la industria se preparara. Como recordará, también se exigió un sello nutricional y se restringieron los horarios en TV al respecto para publicidad infantil. Lo curioso es que a pesar del esfuerzo la OMS apenas en marzo ya giró nuevas directrices para reducir aún más el consumo del azúcar, lo que significa que en el tiempo se visualizan más ajustes.

aguilaralberto@prodigy.net.mx