Nombres, nombres y... nombres

Aeropuerto de Toluca va por negocio de carga, aviación civil fortaleza y en enero regresa Aeroméxico con vuelos a Tokio

Confirmado HIGA también se baja del México-Querétaro como Prodemex, GIA aún analiza y China Railway se apunta otra vez; coloca juez a GEO cerca de la quiebra; IEnova supera a 4 postores en Ojinaga-El Encino y CFE otro este año.

EN APENAS 10 años, el derrotero de la industria de la aviación se ha transformado radicalmente. De un esquema de promoción para ensanchar la oferta con líneas de bajo costo que abarataran las tarifas, se ha regresado a un modelo en el que los altos precios alejan cada vez más una mayor penetración de ese negocio.

La desaparición de Mexicana que perteneció a Gastón Azcárraga abrió un parteaguas que permitió un reacomodo arbitrario de las empresas de aviación, en detrimento del consumidor hoy cada vez más maltrecho.

Le comentaba que una de las víctimas de esta situación es el Aeropuerto de Toluca que comanda GabrielBetancourt. En su momento fue uno de los beneficiarios de la política de aviación que empujaba operar no sólo con líneas de bajo costo, sino con aeropuertos alternos.

En 3 años se pasó de un tráfico de apenas 50 mil pasajeros a 4 millones 100 mil que se alcanzaron en 2009, su récord. Ya en el nuevo entorno y con los slots que dejó Mexicana en el AICM, el año pasado se bajó a un millón 150 mil y este año se cerrará con unos 900 mil.

Se imaginará que la rentabilidad de los socios de esa terminal no ha sido la mejor, en este caso OHL que comanda José Andrés de Oteyza y que tiene 49% del capital, el Edomex de Eruviel Ávila con 29% y ASA que dirige Alfonso Sarabia con el 25% restante.

La baja de actividad ahí es un sinsentido, considerando la saturación del AICM que lleva Alexandro Argudín. En el DF se llegó a 80 operaciones por hora con los riesgos de seguridad inherentes. Por fortuna ya está en vigor un plan que estableció un tope de 58 operaciones.

De nueva cuenta se abre una gran oportunidad de unas mil 500 operaciones mensuales para los aeropuertos complementarios como el de Toluca, máxime que Interjet de José Luis Garza ya sólo maneja 8 destinos desde ahí y Volaris de Enrique Beltranena apenas uno.

En el caso de esta última aerolínea parece que su decisión es ya sólo manejarse desde el AICM y reforzar su centro de operaciones en Tijuana.

Con Interjet de Miguel Alemán, además de apuntalar Monterrey y Guadalajara hay un espacio de oportunidad para que aumente su operatividad en Toluca. Ya hay negociaciones.

Además la buena noticia es que este jueves se formalizará la llegada de Aeroméxico que dirige Andrés Conesa a Toluca. Será a partir del 12 de enero con vuelos a Monterrey y Guadalajara, para conectar a Tokio.

Otra aerolínea que podría crecer es TAR dirigida por Luis Gómez Terrazas y que ya vuela a Tuxtla Gutiérrez, así como la estadunidense Spirit que viaja a Houston. Igual hay pláticas con Southwest.

Pero en adición Betancourt y su equipo no están con los brazos cruzados y ahora mismo se analiza un plan para convertir a esa terminal en un espacio de año y medio en una especialista en carga. Se visualiza una capacidad de unas 300 mil toneladas.

Hay conversaciones con representantes de varios rubros manufactureros como el farmacéutico y automotriz. La floricultura de Villa Guerrero puede representar una oportunidad para exportar.

Toluca ya se ha convertido en un bastión para la aviación ejecutiva con más de 80 mil operaciones anuales, lo que constituye otro buen segmento de negocios.

En los planes también está mejorar su oferta comercial para los pasajeros, dotar la operación con aeropasillos y concluir la conformación de la reserva territorial para eventualmente edificar una segunda pista, ya que se da por un hecho que habrá un uso más intenso de esa terminal satélite, como sucede en otras grandes capitales del mundo.

Como quiera el regreso de Aeroméxico es un primer paso para retomar el curso que desvió la falta de una política seria en materia de aviación por parte de SCT que lleva Gerardo Ruiz Esparza.

* * *

ES UN HECHO y se lo confirmo, además de Prodemex de Olegario Vázquez Aldir y Antonio Boullosa, en definitiva HIGA de Juan Armando Hinojosa tampoco participará de nueva cuenta en el consorcio que eventualmente podría contender en otra licitación por el frustrado proyecto del tren México-Querétaro que inexplicablemente canceló el propio Enrique Peña Nieto. En apariencia GIA que comanda Hipólito Gerard aún podría convertirse en la única pieza para que los esfuerzos de 2 años del grupo que habían formado las constructoras mexicanas no se disipen, máxime que le adelanto, todo indica que China Railway Construction Corporation (CRCC), que preside Feng Menchao, seguiría adelante para volver a ofertar por ese medio de transporte. Se buscaría aprovechar la fortaleza de su financiamiento gubernamental y expertis.

* * * 

YA TRASCENDIÓ QUE el juez sexto de distrito Claudio Enrique González Meyenberg, encargado del concurso de GEO, la emproblemada desarrolladora de vivienda que lleva Luis Orvañanos, emitió el viernes una resolución que aparentemente es la puntilla a ese malogrado proceso. Y es que los acreedores tendrán que exhibir físicamente la papelería de todos los contratos crediticios de las hipotecas que se reclaman. Se imaginará lo engorroso del asunto, considerando que hay como 10 mil operaciones involucradas. El requerimiento de ese juzgado se estima que se extralimita en cuanto a lo plasmado en el espíritu de la Ley de Concurso en donde sólo hay que acreditar contablemente y se acerca a lo que fue la Ley de Quiebras. Además los tiempos procesales del concurso están muy cerca de los límites. De por si GEO está semiparaliza, ya que sólo Banorte que dirige Marcos Ramírez ha desembolsado nuevos fondos para proyectos, Santander que lleva Marcos Martínez lo ha hecho a cuentagotas y Banamex a cargo de Ernesto Torres y HSBC de Luis Peña se han negado. Así que GEO con una deuda de unos 2 mil millones de dólares está en una encrucijada y no lejos de la quiebra.

* * *

EL LUNES LA CFE que encabeza Enrique Ochoa Reza dio el fallo del primero de cuatro gasoductos que buscan ensanchar la capacidad del país en materia de transporte de gas natural. Se trata del Ojinaga-El Encino que ganó IEnova que comanda Carlos Ruiz Sacristán al ofrecer 192 millones 286 mil 671.93 dólares. Es un tubo de 205 kilómetros y 42 pulgadas de diámetro que transportará mil 350 millones de pies cúbicos diarios y que arrancará en marzo del 2017. La inversión es de 400 millones de dólares. La estadunidense dejó atrás a TransCanada de Lorena Patterson que quedó en segunda posición con 221 millones 787 mil dólares. También participaron en conjunto Enagas y Elecnor, así como Carso de Carlos Slim Helú y Fermaca de FernandoCalvillo, que fue la más cara con 250.4 millones de dólares. Este mismo año deberá concluirse el proceso para un segundo gasoducto. La postura ganadora mejoró por mucho la expectativa de la hoy empresa productiva del Estado.

aguilaralberto@prodigy.net.mx