Sin ataduras

El yerno y la maestra

Videgaray debe estar muy preocupado por el futuro de su amigo Jared, sobre todo cuando están por empezar las renegociaciones del TLCAN. Podría perder su 'back-channel' de comunicación

Roma. Solicitar a un país extranjero, en especial a uno hostil como Rusia, utilizar su red secreta de comunicación a espaldas de su propio gobierno significa traición a la patria.

Jared Kushner lo hizo cuando su suegro todavía no era presidente y él formaba parte del equipo de transición. Ahora deberá testificar ante el Congreso.

Estados Unidos, país generalmente respetuoso del imperio de la ley, ha tolerado que familiares con cargos públicos cercanos a Trump impunemente cometan delitos, conflictos de interés y violaciones éticas.

Son ellos los que iban a limpiar Washington y son ellos los que más lo han ensuciado. Desprecian al gobierno, ignoran las instituciones y las normas que rigen a la administración pública.

El papá de Kushner fue condenado por ilegales contribuciones de campaña, evasión fiscal y manipulación de testigos. Ansioso de venganza, el joven heredero compró un periódico de Nueva York y lo usó para atacar a quienes metieron a su padre a la cárcel. Después maniobró para evitar que Trump nombrara vicepresidente al gobernador de New Jersey, Chris Christie, el mismo ex fiscal que procesó a su progenitor. 

Para ellos, la única ley es su palabra, creen que pueden dar órdenes como si la Casa Blanca fuera la Trump Tower.

Para ellos, no hay ciudadanos, sino clientes. La familia Trump se sirve del gobierno para sus intereses empresariales.

Antes, cuando era candidato, el suegro criticaba a China por sus prácticas desleales de comercio y ahora que es presidente se entendió con el mandatario Xi Jinping. Casualmente, después de la reunión entre ambos, el gobierno chino registró docenas de marcas con el nombre Trump. La hermana de Jared vendió en Shanghái pisos en Nueva York con la posibilidad de adquirir la residencia legal en EU. Y la hija Ivanka, esposa de Jared, diseña zapatos hechos en China.

Hace unos días fue detenido en ese país un promotor de los derechos humanos del grupo China Labor Watch, cuando investigaba abusos laborales en la fábrica donde los zapatos de Ivanka son hechos por mujeres mal pagadas.

“Dedícate a lo que importa”, aconseja Ivanka a sus clientes en la sección “sabias palabras” de su página web, donde vende los lujosos zapatos y, de paso, difunde encantadora filosofía de empoderamiento femenil.

Como asesor del presidente, el yerno es el responsable de las relaciones con México. Luis Videgaray dice tener confianza en Kushner. Los dos tratan directamente los asuntos claves de la relación bilateral, sin pasar por los canales diplomáticos formales. Son los validos de Trump y de Peña Nieto.

Luis debe estar muy preocupado por el futuro de su amigo Jared, sobre todo cuando están por empezar las renegociaciones del TLCAN. Podría perder su back-channel de comunicación.

El abuso de las relaciones personales en detrimento del marco institucional debilita el papel del secretario de Estado y de la embajadora estadunidense.

El canciller Rex Tillerson es un empresario petrolero sin experiencia diplomática que parece estar ausente en las grandes decisiones de política exterior y acotado por el yerno en la Casa Blanca, responsable de organizar la primera visita de Trump al exterior. ¿Para qué tratar con Tillerson, figura decorativa, si entre Trump y él se interpone Kushner?

Debe ser muy incómodo para la embajadora Roberta Jacobson, la cual fue nombrada originalmente por Obama, tener que representar a un presidente como Trump. Sin embargo, fue ratificada en el cargo, por ser diplomática de carrera.

A diferencia de sus predecesores, la primordial función de la embajadora se ha mermado como consecuencia de la informalidad institucional. Ha dejado de ser la principal interlocutora del gobierno de México con Washington.

El problema será cuando Jacobson, aunque tenga razón, dé lecciones a México sobre el respeto al estado de derecho, cuando en su país las leyes, las instituciones y la ética son menospreciadas por el presidente y su familia.

El mundo observa estupefacto lo que sucede en la Casa Blanca. ¿Dónde quedó su autoproclamado liderazgo moral del mundo libre?

Pero conociendo Estados Unidos, las instituciones permanecen y las personas se van. Y mientras más pronto, mejor.

Posdata

La mayoría de los críticos de Andrés Manuel López Obrador está más preocupada en atacar al líder de Morena que en defender a la democracia. Se calla ante los fraudes preelectorales del PRI.

La crítica anti-Peje se centra en gastadas etiquetas de intolerante y populista que repite una y otra vez, pero omite mencionar la evidencia del fraude preparado por el gobierno en el Estado de México.

Desde luego AMLO tiene esos defectos y otros más, pero nadie puede poner en duda su integridad moral y su lucha pacífica por regenerar al país. Como sea, es imprescindible respetar la honesta libertad de opinión.

Mañana será un día de luz que anuncie un nuevo destino para el Estado de México o presagie un día oscuro que mantendrá a la mayoría de los mexiquenses en las cavernas de la manipulación, la inseguridad y la corrupción.

El Estado de México no es una monarquía. Impide el restablecimiento de la dinastía Del Mazo. Con tu voto, destruye el trono.

No quedan más que dos sopas: la maestra o el príncipe heredero. Ciudadano, eres libre, no eres súbdito de la familia real, vota sin miedo.

@AGutierrezCanet

gutierrez.canet@milenio.com