El mal momento de Trump

Washington. Los fondos de la campaña de Trump escasean y las encuestas de opinión no le son favorables. A menos de cinco meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la experiencia política de la candidata demócrata Hillary Clinton, más disciplinada y mejor financiada, está dando frutos.

Hace semanas que el candidato republicano a la Casa Blanca atraviesa por malos momentos.

No es la primera vez que Trump se encuentra a la defensiva en su campaña electoral, pero el multimillonario populista se muestra desorganizado cuando tendría que estar alentando la moral de la derecha estadunidense y en poner en marcha la infraestructura necesaria a fin de poder ser elegido para ocupar la Casa Blanca.

Las cifras de recolección de fondos durante mayo registraron un descenso, preocupando a su equipo. Trump recolectó 3.1 millones de dólares (59 millones desde el año pasado), un bajo nivel sin precedentes en la historia reciente para un candidato presidencial de peso. Clinton, en cambio, recaudó 26.4 millones en mayo (212 millones desde el año pasado).

Clinton gasta más que su rival en salarios (tiene más de 700 empleados, Trump solo 70) y en publicidad, pero su nivel de tesorería es impresionante: al 1 de junio contaba con 42.4 millones en caja, mientras que Trump tenía 1.3 millones.

En comparación, en 2012 el candidato presidencial republicano Mitt Romney inició el verano con un presupuesto de 17 millones.

"De ser necesario, podría tener un presupuesto ilimitado, pues pondría dinero de mi propio bolsillo, como lo hice durante las elecciones primarias con más de 50 millones de dólares", señaló Trump en un comunicado.

El costo de una campaña presidencial suele ser 10 veces superior a esa cifra. Barack Obama recaudó 745 millones de dólares en 2008.

El magnate se deshizo el lunes de su director de campaña, Corey Lewandowski, con el fin de profesionalizar sus maniobras.

La convención de investidura del candidato tendrá lugar en Cleveland del 18 al 22 de julio. Pero casi 400 de los 2 mil 472 delegados republicanos se han asociado para intentar dar un golpe y derrotar a Trump, informó The Washington Post, una iniciativa que tendrá pocas posibilidades de ser exitosa ya que la dirección del partido apoya al multimillonario.

Hillary Clinton lidera las encuestas con un promedio de 45% de las intenciones de voto contra 39% para Trump.

IVAN COURONNE/AFP