Cómo evaluar un proyecto de inversión

Cuando tenemos la propuesta de invertir una cantidad importante de recursos en el presente con la intención de obtener un beneficio económico en el futuro, nos encontramos frente a un proyecto de inversión. Comprar una maquinaria, incursionar en nuevos mercados o introducir una nueva línea de productos, son ejemplos de decisiones importantes que se toman en la empresa y que requieren de una evaluación previa que nos ayude a seleccionar la alternativa que genere mejores resultados.

Una propuesta de inversión debe partir de una correcta definición y alineación con las metas de la organización y ser analizada primeramente desde el punto de vista del potencial de mercado y de la viabilidad técnica de la misma; es decir, considerando los beneficios de la inversión y susnecesidades específicas, las cuales se traducirán a su vez en costos; para posteriormente aplicar alguna técnica de evaluación financiera que nos permita determinar si la inversión genera o no el rendimiento deseado.

La evaluación financiera de un proyecto, implica usar métodos cuantitativos que nos ayuden a determinar si los beneficios económicos futuros serán lo suficientemente grandes como para justificar los desembolsos en los que tendremos que incurrir. Existen varias técnicas para llevar a cabo estos análisis, las cuales requieren considerar el concepto del valor temporal del dinero. Este concepto se basa en la idea de que un peso hoy tiene más valor que un peso en alguna fecha  futura.Entre las técnicas más utilizadasse encuentran:

• Payback o periodo de recuperación, indica el tiempo requerido para recuperar la inversión inicial del proyecto considerando los flujos futuros de efectivo.

• Valor presente neto (VPN), compara el valor presente de los flujos de efectivo con el desembolso inicial.

• Tasa interna de retorno (TIR), indica la tasa de rentabilidad del proyecto.

Así, los criterios financieros para seleccionar una alternativa de inversión entre un portafolio de proyectos se basan, de acuerdo a cada técnica, en que el periodo de recuperación de la inversión sea menor que el periodo de recuperación máximo aceptable; el valor presente neto refleje un resultado positivo y la tasa interna de retorno sea mayor que el costo del capital.Si se cumplen con estos criterios, la empresa podrá seleccionar tantos proyectos como su capacidad financiera y operativa lo permita.