Cambio y fuera

La última decisión de la existencia

Stephen Hawking lo dice claramente: “Consideraría el suicidio asistido solo si padeciera un gran dolor, si sintiera que no tengo más que aportar o si fuera una carga para aquellos que me rodean. Mantener con vida a alguien en contra de su voluntad es un acto indigno”. Y agrega: “Me molestaría morir antes de descubrir y divulgar más misterios sobre el universo”.

El físico británico expresa su voluntad. Y a lo que aspira antes de morir. Así se suma al debate en favor de la despenalización del suicidio medicamente asistido que pronto se discutirá en el parlamento británico, en el alemán y en otros países.

En México se habla poco de la muerte. De la muerte digna. Y ese es, precisamente, el tema de Un adiós en armonía, de Asunción Álvarez del Río y Elvira Cerón Aguilar. “Yo no conozco ningún otro texto que se le pueda comparar”, dice Ruy Pérez Tamayo en el prólogo del libro. Y es que se trata de un diálogo entre las autoras a partir de su larga experiencia con pacientes terminales, familiares y personal médico, desde perspectivas distintas. Asunción es maestra en psicología, doctora en bioética, investigadora de la UNAM y aborda el tema desde la mirada laica, mientras que Elvira es socióloga, psicoterapeuta, tanatóloga y reflexiona desde la fe: “Si Dios nos entrega el libre albedrío para vivir nuestra existencia, ¿por qué se limita esta libertad en el final de la vida?”.

¿Qué esperamos de nuestra última experiencia y cómo incidir para que el conocimiento, la dignidad y la libertad tomen el lugar del miedo? El libro ofrece historias, sabiduría, información y herramientas para tomar decisiones a tiempo y para imaginar que podemos escribir el epílogo de nuestra vida acompañados, respetados y agradecidos. Propone un diálogo íntimo con la muerte, pero también un debate abierto en torno a temas como: la Ley de la Voluntad Anticipada, la eutanasia, el suicidio asistido, los cuidados paliativos, el ensañamiento terapéutico, la sedación, la soledad del enfermo terminal, la ética del médico, el buen acompañamiento, la elaboración del duelo, el derecho del paciente a saber la verdad y a optar por la muerte cuando el sufrimiento es intolerable, la medicina ya no ofrece cura o calidad de vida y la dignidad está de por medio.

Las autoras comparten la convicción de que hablar de la muerte y aceptarla como parte de la vida le da un sentido y un valor a cada minuto de la existencia. Por eso, los últimos instantes merecen vivirse de la mejor manera posible.

adriana.neneka@gmail.com