Cambio y fuera

Los otros túneles

El túnel por el que se fugó El Chapo Guzmán parece ser ya un nuevo símbolo del nivel de la corrupción y la impunidad en México. Pero hay muchos otros pasos subterráneos por los que fluyen las irregularidades, los negocios opacos, las complicidades a los más altos niveles y el uso discrecional de recursos públicos, que no deben perderse de vista.

El 10 de julio, Carlos Puig reseñó en su columna el extraordinario reportaje de Andrés Lajous y Paris Martínez publicado tres días antes en la edición digital de Nexos y en Animal Político. El trabajo revela que de 2009 a la fecha, el gobierno mexiquense y el federal han donado más de mil 700 millones de pesos a Enova, una empresa de jóvenes “emprendedores”, a través de Proacceso ECO A.C., fundación de la que también forman parte, para la creación de 70 escuelas privadas de cómputo y de inglés en el Estado de México. Los donativos iniciaron cuando Peña Nieto era gobernador, continuaron con Eruviel Ávila y se incrementaron a nivel federal con EPN en la Presidencia. Por sus servicios, financiados con recursos públicos, Enova cobra a los usuarios entre 70 y mil 200 pesos, según la duración del curso. Y no hay mecanismo alguno de evaluación oficial o rendición de cuentas.

Además de las 70 sucursales de la denominada Red de Innovación y Aprendizaje (RIA) en 34 municipios, Moís Cherem, Jorge Camil Starr y Raúl Maldonado, socios de Enova, sin experiencia previa en la materia, abrieron 50 Bibliotecas Digitales gratuitas que también reciben subsidio oficial a través de Proacceso, cuyo director, Aleph Molinari, gestiona los recursos. Si para 2011 la fundación ya estaba a la cabeza de iniciativas científicas con mayor financiamiento federal, para 2013 el grupo se convirtió en el mayor destinatario de recursos públicos en el área de cultura. Informan Lajous y Martínez que en 2012 el Conaculta dio 89.3 millones de pesos. En 2013: 200 millones. En 2014: 157.3 millones y en 2015: 119.1 millones. Sumadas a las de la SEP y del Conacyt, las aportaciones, vía federal, superan los 880 millones.

La investigación ha sido compartida por más de 14 mil lectores en Facebook, Molinari envió ya una carta con su versión, ahora falta que Conaculta, Conacyt, SEP, SHCP… den la suya. Y también la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que inauguró 32 centros digitales (uno por estado) denominados Puntos México Conectado, con idénticos contenido y estructura de los cursos que ofrecen los centros de la RIA, como revelan Lajous y Martínez.

Este túnel sigue abierto, pues. Y no sabemos si tendrá fin.

adriana.neneka@gmail.com