Cambio y fuera

Violencia contra mujeres periodistas

¿Violencia de género? ¿Atropello a la libertad de expresión? ¿Inseguridad en la Ciudad de México? ¿Todo eso junto? Aquí, la historia:

Gloria Muñoz Ramírez es directora de la revista digital Desinformémonos, autora de la columna Los de abajo en La Jornada y coeditora de Ojarasca, suplemento del mismo diario. De larga trayectoria en el periodismo de investigación alrededor de temas indígenas, movimientos sociales y derechos humanos, cuenta en su portal con siete reporteros de esta ciudad y cien colaboradores en más de 26 países.

A las 8:30 de la noche del pasado 20 de noviembre, cuando regresó del trabajo a su departamento en la colonia Roma, descubrió que lo habían allanado. Vaciaron cajones, dejaron evidencia de una revisión exhaustiva de documentos de trabajo y se llevaron dos tabletas llenas de información. La manipulación de la ropa interior (y no la otra, que permaneció intacta) dejó esa firma silenciosa de agresión al género femenino. Objetos de mayor valor económico no les interesaron. El día anterior, jueves 19, el equipo de Desinformémonos había sufrido un ataque cibernético. Servidor, computadoras, correos electrónicos y celulares eran hackeados cuando reporteros y editores del portal se encontraban trabajando.

Dos meses antes, el 8 de septiembre, allanaron el departamento de Flora Goche, colaboradora del mismo medio y reportera de Contralínea. Como en el caso de Gloria Muñoz, se llevaron equipo de cómputo y documentos de trabajo mientras dinero, televisión y objetos de valor económico fueron ignorados. En ningún caso se forzaron cerraduras. El mismo día asaltaron el departamento de Elva Mendoza, también de Contralínea. Y el 4 de noviembre le sucedió lo mismo a Anabel Hernández, de Proceso, quien denunció con un video, como prueba, en el que se ve a un grupo de sujetos de vestimenta impecable examinando, durante 20 minutos, expedientes dentro de su casa. Entraron a plena luz del día sin que las cámaras de seguridad les preocuparan. No es la primera, sino la cuarta vez que sufre una agresión así. En el caso de Gloria Muñoz, es la segunda... Y en todos los casos aquí descritos, impunidad total. Y silencio.

Mientras escribo, en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, Mancera anuncia el programa Ciudad Segura y Amigable para Mujeres y Niñas, y me asaltan las recientes declaraciones de Osorio Chong: "Garantizar el ejercicio de la libertad de expresión siempre será una prioridad para este gobierno". ¿Y acerca de estas historias? Ni una palabra.


adriana.neneka@gmail.com