Cambio y fuera

Retrato hablado de un negocio

Si fuera un juego se describiría así: hay una convocatoria de licitación del gobierno mexicano para adquirir un millón 100 mil tabletas electrónicas destinadas a niños de quinto de primaria en escuelas públicas para el ciclo escolar 2015-2016.

Las reglas de juego se encuentran en la convocatoria de licitación lanzada en marzo por la SEP y Presidencia a través de la
Coordinación General del programa oficial @prende.mx en Compranet.

Hasta ahí todo está claro para los jugadores. Sin embargo, las características técnicas que el gobierno exige para las tabletas coinciden con las del procesador de un solo proveedor de hardware: Intel, cuyo socio de negocios en México es Grupo IUSA, de Carlos Peralta, quien, a su vez, obtuvo la licitación anterior para 600 mil de las 709 mil tabletas que se distribuyeron en 2014.

Si se compara el Anexo Técnico de la licitación con el documento en el que Intel anuncia su producto Education Flag Hill Value, no es necesario ser un experto en hardware para darse cuenta de las coincidencias entre uno y otro: el tipo de procesador (4 núcleos físicos, 64 bits, lanzamiento al mercado en 2014 o después, caché de 2Mb L2), la memoria principal (memoria RAM de 2 Gbytes de tercera generación y frecuencia de 1.333 MHz) y la pantalla de 10.1 pulgadas.

Si la licitación es un retrato hablado del producto de Intel; si al igual que en 2014, Intel obtiene con IUSA o alguna empresa asociada al grupo la adjudicación de tabletas para más de un millón de niños, cabe preguntarse, una vez más, si la introducción de las TIC en escuelas públicas está destinada a favorecer el proceso educativo o el negocio de empresarios mexiquenses que el año pasado, al ganar, dijeron: “Los niños van a recibir un Rolls-Royce” (Alejo Peralta Terán, sobrino de Carlos Peralta, en entrevista con Reforma, 28/7/14).

Falta que el gobierno exponga, con la claridad con la que exhibe el negocio de las tabletas, la visión educativa, desconocida hasta hoy, que hay detrás de un proyecto donde solo se habla de hardware. EPN prometió que todos los niños de quinto y sexto de primaria en México recibirían una laptop conectada a internet. La promesa equivaldría a la entrega de 12 millones de laptops desde el inicio de su gobierno hasta 2018, pero ahora la SEP anuncia que de aquí a ese año regalará un total de 5.8 millones de “dispositivos” (tabletas). ¿Y el resto?

Este mes se llevará a cabo el acto de presentación y apertura de proposiciones. Transparencia Mexicana tiene tarea. Y no es un juego.

adriana.neneka@gmail.com