Argumentos a debate

Renegociación

El recién ratificado representante comercial de los EUA, Robert Lighthizer, dio inicio al proceso de renegociación del TLCAN. El pasado 18 de mayo, envió una carta al Congreso y sus líderes partidistas, para notificar de manera oficial, la decisión del Presidente Trump de arrancar el procedimiento con México y Canadá. En ella, señala la intención de modernizar el TLCAN e iniciar formalmente con los noventa días de consultas y la conformación del grupo de negociadores que intervendrá por cada país. Con ello, se cumple una promesa de campaña del Presidente Trump, para buscar recuperar las ventajas del comercio en la región, a favor de la Unión Americana y clarifica el rumbo de su administración con respecto al libre comercio. Para México, es una buena y una mala noticia. La buena, es que finalmente se dejo de lado el discurso populista de culpar al Tratado de la falta de empleos, de salarios dignos, de salida de empresas afectando la economía de los EUA; dejo de ser señalado como el peor desastre para los estadounidenses. También es una buena señal que se busque que el Tratado se modernice dado que, durante la negociación inicial, hace más de 25 años, se dejo de lado muchos elementos que se recuperaban a través del fallido Acuerdo Transpacífico y otros que, en este segundo decenio del Siglo XXI, deberían considerar incluirse. Suponemos que finalmente, la nueva administración entendió el gran potencial de toda la región si seguimos apostando a generar una mayor competitividad para nuestros productos, mercados y trabajadores. La mala noticia para México podría ser, que los resultados de la renegociación no sean aceptables para el gobierno mexicano o el Senado, cuando arranque el proceso de ratificación en México, o incluso en la Unión Americana o en Canadá. Estados Unidos también podría convertirlo en un Tratado Bilateral y terminar con la visión de los tres amigos en América del Norte. Así mismo, pudiera ocurrir que los resultados fueran impresentables ante la opinión pública si lo que en realidad se busca es que Estados Unidos se empeñe en lograr ventajas sobre las que México ha obtenido, superando grandes y difíciles obstáculos. Como han dicho las fuerzas políticas en nuestro país, se espera que los jefes de negociación, Secretaría de Relaciones Exteriores y Secretaría de Economía, obtengan los frutos para que nuestro país gane y sus socios comerciales también. Los cambios en el tablero político también pueden influir de manera sustancial en la implementación de un nuevo Acuerdo. En el 2018, México renueva los 128 escaños de la Cámara de Senadores así como el Titular y los mandos del Poder Ejecutivo Federal, y a casi un año del proceso electoral se vislumbra un panorama adverso para quienes han enarbolado la bandera del libre comercio en nuestro país. Es entonces que, a mediados del mes de agosto se iniciará la renegociación del Tratado comercial más relevante del Siglo XX y que puede convertirse en el más potente, vigoroso, ejemplar y dinámico del Siglo XXI.