Argumentos a debate

El año dual

La visita de Estado del presidente Enrique Peña Nieto al Reino Unido se enmarca en las celebraciones del Año de México en el Reino Unido y el Año del Reino Unido en México o Año Dual entre ambos países. El Reino Unido es uno de nuestros principales socios comerciales y de inversión en Europa, es después de Estados Unidos el destino predilecto de los estudiantes mexicanos para iniciar o continuar sus estudios y el principal país de afluente de turismo europeo en México. Nuestros fuertes vínculos comerciales, financieros y de cooperación tienen larga data y no se entienden a partir del Acuerdo Global con la Unión Europea sino mucho tiempo antes. Muchos proyectos ambiciosos, innovadores y transformadores se están poniendo en marcha entre ambos países. Los encuentros entre distintos sectores políticos, empresariales, artísticos, académicos, culturales y sociales se han venido multiplicando para ofrecer lo mejor de ambos países en las principales ciudades mexicanas e inglesas. Más allá de favorecer el intercambio de experiencias y buenas prácticas en áreas como la ciencia, la innovación tecnológica y la educación, así como reforzar el comercio bilateral y propiciar mayores flujos de inversión recíproca especialmente en el sector energético, en el corazón de estas iniciativa está el de favorecer un mayor entendimiento y diálogo político entre el Reino Unido y México. En ese sentido, el año dual contempla un auténtico relanzamiento de la relación bilateral y una oportunidad de oro para dotarle de nuevos contenidos.

Para distintos académicos, México y el Reino Unido mantienen una relación especial que va mucho más allá de la interacción evidente en el contexto de las relaciones entre México y las instituciones europeas. Su carácter de potencia atlántica, su enorme atractivo en materia de diplomacia cultural así como la proyección global de sus empresas, debiera inspirar un acercamiento sin precedentes. En este sentido hay un espacio de oportunidad que no ha sido debidamente aprovechado. Me refiero a la diplomacia parlamentaria que entre ambos países no refleja ni remotamente el nivel de intensidad que mantiene la relación entre los gobiernos. El Parlamento Británico es una de las instituciones legislativas más longevas y más representativas de la vida democrática en regímenes parlamentarios. Se le considera evidentemente la Madre de los Parlamentos, dado que los poderes legislativos de muchas nacionales, han adoptado sus prácticas y su conformación institucional. El Congreso mexicano no tiene ni remotamente las credenciales de la larga y rigurosa evolución institucional y democrática de un Parlamento que surgió a principios del siglo XVIII.