Argumentos a debate

Ideas para una Asociación Estratégica entre México y Colombia

En el contexto de la Alianza del Pacífico, México y Colombia mantienen una estrecha relación de diálogo, cooperación e intercambio económico que se elevará, de acuerdo con el compromiso alcanzado en Bogotá el pasado 16 de abril durante la V reunión de la Comisión Binacional, al nivel de Asociación Estratégica. Esto implica un reconocimiento que compromete al Estado en su conjunto para la identificación de nuevas oportunidades de negocios, iniciativas conjuntas en el ámbito político regional y global así como nuevos mecanismos que eliminen barreras al turismo , al comercio y al diálogo en distintos rubros. La Asociación Estratégica sin duda, parte del extraordinario potencial de estos intercambios así como del crecimiento exponencial del comercio y la inversión recíproca desde hace un par de décadas a una tasa del 14% anual. Indudablemente se trata de una buena noticia para todos quienes pensamos que México y Colombia tienen un futuro promisorio como países aliados en una serie de temas relevantes en la agenda internacional. Destacan no solo los temas asociados con la integración de las economías del Pacífico latinoamericano, especialmente relevante dada su proyección hacia la región de Asia Pacífico, sino también una agenda de cooperación en materia de combate al crimen organizado, intercambios educativos y culturales, y consultas en distintas materias de interés para el activismo multilateral de ambos países.

Nuestra Asociación Estratégica, en todo caso, debería ser capaz de plantear prioridades y trabajar en la materialización de proyectos que obedezcan a objetivos concretos. Una primera propuesta sería trabajar estrechamente en una agenda de cooperación cultural y educativa que permita desplegar, de manera conjunta, el liderazgo que en estas materias ambos países están llamados a desempeñar por su enorme relevancia en la producción artística e intelectual del subcontinente. La propuesta colombiana para crear un Sistema Interamericano de Educación puede ser una importante herramienta en este sentido. En segundo lugar, conviene tener presente que ambos países compartimos espacios y causas en distintos foros intergubernamentales. Con el inminente ingreso de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), hay un espacio natural de intercambio en ciernes en materia de reforma del Estado y mejores prácticas para el combate a la corrupción, el diseño de instituciones públicas efectivas y políticas públicas para el desarrollo y la reducción de las desigualdades.