Argumentos a debate

Golpe de Estado en Turquía

El 16 de julio una facción de las fuerzas armadas desarrolló un golpe de Estado en la República de Turquía en contra del gobierno del Presidente Erdogan. Al cierre de la edición seguía el proceso para deponer al gobierno. El Primer Ministro aseguró tener el control del gobierno mientras las fuerzas armadas hicieron un comunicado que revela su posición al respecto. "Las fuerzas armadas turcas han completado la toma de la administración del país para reinstalar el orden constitucional, los derechos humanos y las libertades, el estado de derecho y la seguridad en general que ha sido lastimada. Todos los acuerdos internacionales siguen siendo válidos. Esperamos que todas nuestras buenas relaciones con los países continúen".

Entre las razones que se empiezan a develar y que podrían estar detrás del movimiento militar se mencionan en primer lugar la preocupación de los militares por la seguridad de la población. Existe una percepción de que el gobierno de Erdogan haya disminuido su capacidad para poder evitar ataques terroristas como los ocurridos en el aeropuerto de Estambul en meses pasados así como de ataques de extremistas kurdos. También han denunciado el debilitamiento del estado secular fundado por Atartük, constructor del Estado turco, y la instauración de un modelo de islamismo radical. Adicionalmente, se mencionan algunos signos de autoritarismo del gobierno en contra de los medios de comunicación, las minorías y la oposición democrática. Al mismo tiempo, el sistema parlamentario estaba en proceso de ser sustituido por un sistema presidencialista por el que dotaba de mayor poder y fuerza al Presidente Erdogan.

Hasta este momento el llamado del gobierno a la ciudadanía fue pedirles salir a las calles y evitar el avance de las fuerzas armadas. Los rebeldes impusieron el toque de queda y la ley marcial al tiempo que ofrecieron gobernar a través de un consejo de paz. Al momento ya se habían registrado algunos enfrentamientos en oficinas de gobierno en la capital, Ankara, así como la presencia de tanques militares en las principales avenidas de Estambul y algunos cierres de vialidades, carreteras y redes sociales.

La relación de México con Turquía se remonta a 1928 en la que se signó un Acuerdo de Amistad misma que ha avanzado con los años para dar vida a la actual Asociación Estratégica entre nuestros países. Existe también la voluntad explícita de negociar un Tratado de Libre Comercio y ambos participamos del mecanismo de diálogo y concertación MICTA. Sin duda, los hechos del 16 de julio de 2016 alteraran los proyectos y planes según el desenlace de dichos acontecimientos así como también se afectará el proceso por el que Turquía avanzaba hacia su integración a la Unión Europea.

En su doctrina y su tradición, el Estado mexicano mantendrá relaciones diplomáticas con la República de Turquía pero esperamos que el gobierno se sume a la condena internacional por la interrupción del orden democrático que ha ocurrido en Turquía y se sume al llamado a la paz y el orden constitucional.