Argumentos a debate

Francisco en Palacio Nacional

Durante la visita de Estado de su Santidad el Papa Francisco, se reunió con las diversas autoridades de nuestro país en Palacio Nacional. En el acto oficial adelantó las grandes líneas de su mensaje pastoral. Frente a la clase política mexicana refrendó la gran riqueza natural, histórica, geográfica de nuestra Nación y en especial de la juventud. El Papa señaló que los hombres y mujeres, justos y honestos del presente, deben construir el futuro esperanzador basado en el bien común para que México pueda renovarse y transformarse a través de sus jóvenes. Aseguró que cuando se toma el camino de los privilegios se hace un campo fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión, la violencia y el tráfico de personas, el secuestro y la muerte.

Invitó a asumir el reto para construir una política auténticamente humana para lograr una sociedad en la que nadie se sienta excluido por descarte. Llamó a encontrar nuevas formas de diálogo y de negociación para lograr el compromiso solidario que se traduce en bienes materiales y espirituales, como lo son la vivienda adecuada, trabajo digno, alimento, justicia real, seguridad efectiva, un ambiente sano y de paz. Esta tarea no es solo de los políticos sino de todo el pueblo mexicano, de instancias públicas y privadas, colectivas o individuales. Para éstos propósitos, Jorge Mario Bergoglio, ofreció a los líderes el acompañamiento de la Iglesia Católica que ha estado presente en la historia de la Nación mexicana y en especial para lograr la construcción de la civilización del amor.

Durante la presentación y salutación de Francisco, acompañado por el Presidente Enrique Peña Nieto, se acercó a los dos líderes parlamentarios más importantes en la Cámara de Diputados. El diputado coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, Marko Cortés Mendoza, y el diputado César Camacho Quiroz, coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional; ambos, saludaron a SS Francisco. Con su muy particular estilo, el Papa argentino les dijo "Peléense y reencuéntrense en beneficio de México". Acto seguido les compartió su pensamiento "La buena política es la expresión más grande del amor humano".

El Papa ha dejado sembradas las semillas para edificar el futuro bien común de México, la casa de todos los mexicanos del hoy y del mañana. Puedo asegurar que así se aprobaron las recientes reformas constitucionales en la pasada Legislatura, con la mente y el corazón puestos al servicio del bien mayor de nuestra Nación. También así, los mexicanos hemos logrado superar nuestras adversidades a lo largo de nuestra historia y hemos dado el rostro del país que hoy tenemos. El reto ahora es, en sus palabras, construirle el país que queremos para los mexicanos que vendrán.