Argumentos a debate

Cambio real

El pasado 19 de octubre se llevaron a cabo elecciones generales en Canadá. Se eligieron 338 miembros de la Cámara de los Comunes de los cuales el Partido Liberal lidereado por Justin Trudeau obtuvo 184 escaños, el Partido Conservador encabezado por Stephen Harper logro 99, los socialdemócratas 44, el bloque quebequés 10 y los verdes 1.

Al ser un régimen parlamentario y contando con la mayoría absoluta de los miembros de la Cámara de los Comunes, Justin Trudeau se convertirá en el decimo quinto Primer Ministro de Canadá y arriba al poder con el lema de "cambio real". Su experiencia en la política canadiense se remite a ser miembro del parlamento 2008, 2011 y 2015. La primera vez que se reeligió logró la investidura para ejercer el liderazgo del Partido Liberal y comenzar su camino hacia el renacimiento de su partido.

Hijo del llamado "Kennedy" canadiense, el ex Primer ministro Pierre Trudeau, retoma en su propuesta el impulso al federalismo, a la construcción de una sociedad bilingüe y equitativa para retomar los mejores valores que desde la modernidad han llevado a reconocer en ese país un ejemplo de democracia, respeto a los derechos humanos y de multiculturalismo armónico.

El proceso electoral que por primera vez en Canadá lleva al hijo de un ex Primer Ministro como Jefe de Gobierno se baso en el contraste con los diez años que Harper estuvo al frente del país. Inicio la campaña en tercer lugar después de dos procesos anteriores en el que Partido Liberal se desplomó. En 2011 únicamente logró 34 miembros del Parlamento.

Dentro de su programa de gobierno se encuentran objetivos claros en la búsqueda de consensos al interior y la apuesta al multilateralismo en el exterior. Señala que un conservador no es un enemigo sino un vecino, que la política es un trabajo honorable y que no existe lugar para la destrucción personal del contrario. Ofreció un gabinete con igual numero de hombres y mujeres basado en la diversidad y la cultura compartida.

Su visión de Norteamérica se basa en la apuesta por una región más igualitaria y menos violenta en la que se respete y se aprecie la aportación de los inmigrantes. Propuso hacer de la reunificación familiar un eje prioritario en su gobierno facilitando a los inmigrantes la construcción de una vida exitosa en Canadá para que contribuyan al éxito económico de todos sus nacionales.

n ejemplo del cambio de rumbo es la promesa de incrementar a 25 mil el numero de refugiados sirios y las acciones inmediatas para bajar el costo y frenar los abusos en las transferencias de las remesas al exterior.

Para México, el cambio de gobierno y la no reelección del Ministro de Inmigración, Chris Alexander, abre la real posibilidad de que se elimine el visado impuesto a los mexicanos y que ha lastimado las relaciones bilaterales entre dos pueblos con destinos atados. Esperemos que muy pronto y ante la cancelación de la Cumbre de América del Norte en territorio canadiense el nuevo Primer Ministro retome la agenda de competitividad e integración de nuestra región e invite a los Presidentes de Estados Unidos y México a continuar el diálogo como tradicionalmente ocurrió.