Unicornios Mexicanos

Energía enlatada

Cuánta falta hace, como emprendedor, tener contacto con otros emprendedores. No solo se puede hablar con ellos de los problemas compartidos, sino también se puede encontrar inspiración, sobre todo en quienes han convertido su sueño en una propuesta innovadora que no solo promete ser un gran negocio sino hacer un bien a muchas personas.

Eso fue lo que esta semana pude sentir al platicar con Carlos Glatt, un emprendedor mexicano que se conoce por haber inventado La Estufita, un dispositivo con el que intenta salvar la vida de quienes cocinan con leña en lugares cerrados, cosa que ocurre muy frecuentemente en zonas rurales de este país y de muchos otros.

Últimamente Carlos ha aparecido en los medios de comunicación más que de costumbre gracias a que ganó el segundo lugar en el concurso Pitch@Palace, celebrado hace unas semanas en Londres y el cual es patrocinado por el Duque de York, el príncipe Andrés, hijo de la reina Isabel II. “Es hasta un poco intimidante”, dice Carlos acerca de la cobertura y difusión que ahora tiene su historia y la de su emprendimiento gracias a este reconocimiento.

Es un orgullo ver a un emprendedor mexicano diseñar y producir lo que podría ser una solución para evitar la muerte de más de 4 millones de personas en el mundo al año. Por supuesto que también lo es ver a un emprendedor mexicano siendo reconocido por una potencia económica gracias a este desarrollo.

Pero me intriga mucho que hasta ahora poco se ha dicho de lo más revolucionario que tiene el propósito de Carlos: quiere enlatar energía y hacerla accesible en cualquier tiendita, como si fueran Coca Colas o pan Bimbo.

Hoy en día Carlos vende las estufas y el combustible para su uso, el cual es gas natural líquido. Dicho combustible se distribuye en botellas de plástico de un galón. Sin embargo, está desarrollando la forma de enlatarlo, de manera que se pueda distribuir de una forma más eficiente. Y esto se puede hacer gracias a que ya existen los canales para hacer llegar latas a la mayoría de las zonas más alejadas del país.

Carlos sabe que lo que viene no es fácil. Financiar este tipo de proyectos innovadores requiere capital. Él ya cuenta con algunos inversionistas pero necesita sumar a más. La difusión que logró con el segundo lugar en el concurso de emprendedores le ha abierto una red de inversionistas muy interesante y de escala global. Sería lamentable que un proyecto de un emprendedor mexicano tenga que ser financiado por inversionistas de otros países, pero lo más importante es que esto suceda. 

Luego viene el asunto de la regulación. Actualmente no existen normas para enlatar combustible, así es que habrá que trabajar muy de la mano con la autoridad para que éstas existan y estar atentos para que lejos de significar una barrera, el marco regulatorio promueva los beneficios de esta innovación y haga crecer a la industria en un entorno seguro para los consumidores.

Ojalá tengamos más y más Carlos en México y en todo el mundo.

*Fundador de VenturaMedia, firma que promueve la cultura emprendedora.