Unicornios Mexicanos

Los dolores del crecimiento

Una de las dichas más grandes que un emprendedor vive es el crecimiento de su empresa. Una de las angustias más grandes que un emprendedor sufre es el crecimiento de su empresa.

Los emprendedores más preocupados que me ha tocado ver no son lo que no venden, ni siquiera los que han tenido que cerrar el negocio por falta de capital o de ventas. La mayor angustia la he reconocido en aquellos emprendedores que están al frente de una compañía en pleno crecimiento.

Suena contradictorio, pero no lo es. Es como el niño que sólo piensa con crecer y cuando por fin su cuerpo se estira, le duelen las articulaciones. O como las jóvenes adolescentes que sueñan con vivir su primer amor y cuando al fin se enamoran, sufren un shock emocional.

Son los dolores del crecimiento y si ya empiezas a sentir los primeros síntomas en tu proyecto, quizá sea un indicador de que tu emprendimiento necesita un cambio hacia un nuevo sistema.

Te puedes percatar que esto ocurre cuando no te alcanza el tiempo, ni a ti ni a tu equipo. Otro síntoma crucial es cuando tus proyectos no tienen el seguimiento que requieren. O peor aún, cuando hay una serie de fallos en las actividades de la empresa y los clientes ya lo empiezan a sufrir.

Si esto te está ocurriendo, te recomiendo que intentes lo siguiente.

1. Procesos. Si ya tienes documentado tu proceso de operación, revisa si hay mejoras por hacerle para aumentar la eficiencia. Si no lo tienes documentado, es muy probable que haya grandes ineficiencias, así es que el primer paso será diseñar el proceso que actualmente usas para operar, de manera que luego lo analices y revises qué mejoras puedes hacerle.

2. Indicadores de desempeño. Revisa el desempeño de tu equipo para descubrir si ha habido algún ajuste importante a la baja en algún departamento o en algún individuo.

3. Rendimiento. Analiza las cargas de trabajo de los integrantes de tu equipo y confirma que están organizando bien sus actividades.

4. Tecnología. Asegúrate que estás sacando todo el provecho a la tecnología que tienes en tu empresa, no sólo revisando que tengas la que tu proceso requiere, si no verificando que tu equipo la esté usando apropiadamente.

5. Restricciones. Detecta las restricciones en tu empresa, entiéndelas y prueba soluciones. Involucra a tus equipos en este proceso. Son quienes conocen mejor que nadie la operación.

6. Pide ayuda. No escatimes esfuerzos y recursos en entender lo que está sucediendo y en resolver el problema tan pronto como sea posible. Hay metodologías que te pueden ayudar en este tipo de procesos, una de las mejores es Scaling Up, de Verne Harnish, que se basa en los hábitos de Rockefeller.

El crecimiento debe ser el Santo Grial del emprendedor. Nunca lo dejes de buscar. Y cuando lo encuentres, no lo dejes ir. Lo que necesitas es aprender a ejecutar. Resolver estos problemas hace la diferencia entre las empresas exitosas y las del montón.

*Fundador de VenturaMedia, firma que promueve la cultura emprendedora. 

@adolfoconected
adolfo@venturamedia.mx