Unicornios Mexicanos

De unicornios a cucarachas

La semana pasada, Business Insider publicó una nota sobre un supuesto cambio de tendencia en Silicon Valley y en el mundo del emprendimiento tecnológico. Se refería al tipo de start-up que ahora buscan los inversionistas. Ya no buscan empresas Unicornio, como son consideradas firmas como Uber o Airbnb. Ahora buscan compañías Cucaracha.

¿A qué se debe este supuesto cambio de preferencia? En esta metáfora, ¿puede una cucaracha, un ser tan pequeño y repugnante para la mayoría, sustituir de alguna forma a la belleza, pureza y bondad del mítico animal?

Veamos cómo Oscar Williams-Grut, el autor de la nota, define una start-up cucaracha. "Es un negocio que se construye lenta y constantemente desde el principio, cuidando los ingresos y las utilidades. Los gastos se mantienen bajo control de manera que pueda capear cualquier crisis de financiamiento".

Una empresa Unicornio, en cambio, suele tener el ojo en el crecimiento, para lo cual requiere financiamiento continuo, y solo cuando ya logró una escala considerable, busca entonces la rentabilidad.

Creo que, más allá de la preferencia entre un hermoso animal y un horrible insecto, cualquier emprendedor o inversionista preferiría tener participación en una compañía que, en la metáfora, es capaz de sobrevivir a un ataque nuclear.

Es verdad que una de las condiciones que dio lugar a un agresivo modelo de financiamiento de empresas fueron las tasas de interés tan bajas que por varios años hemos tenido en los principales mercados. Pero ese elemento está cambiando.

En México, temo que aún hay algunos inversionistas y muchos emprendedores queriendo imitar este modelo de diseñar proyectos que prometen crecimientos acelerados, y que hasta que lo logren se preocupan por la rentabilidad y otros aspectos esenciales como las estrategias comerciales para capturar valor del mercado.

A pesar de ello, creo que esta tendencia de los Unicornios pasará a la historia y algunos en México se quedarán con las ganas de haber tenido uno en la lista.

El concepto Cucaracha es mucho más apropiado y más útil para una economía como la mexicana. Y yo diría que es muy cercano y ya podríamos tener ejemplares para presumir y replicar. Con 30 años de crisis económicas, muchas empresas en el país aprendieron a sobrevivir a los peores ataques nucleares: devaluaciones, inestabilidad política, inseguridad, inflación, falta de financiamiento, corrupción...

Miremos hacia atrás y veamos cómo lo hicieron. Aprendamos de ellos. Pero eso quizá sea demasiado para la arrogancia de quienes quieren construir un ser o encontrar un animal tan bello como mitológico.

En septiembre del año pasado, Caterina Fake, la inversionista ángel y fundadora de varias start-ups, entre ellas Flickr, usó por primera vez el término cucaracha para definir el tipo de empresas que ya mencionamos. Y su texto publicado en Medium comenzó con una sentencia contundente: "Se avecina una plaga que exterminará a los Unicornios".

En lo que eso sucede, esta columna está lista para cambiar de nombre y convertirse ya en Cucarachas Mexicanas.

*Fundador de VenturaMedia, firma que promueve la cultura emprendedora.

@adolfoconected
adolfo@venturamedia.mx