Unicornios Mexicanos

Las A´s que nos faltan a los emprendedores

Cuando comencé a escribir un blog sobre emprendimiento en México, a mediados de 2014, sentí que entraba a la actividad más glamorosa de la economía del país.

Muchas personas se sorprendían gratamente al saber que había nacido un medio exclusivo para reportar lo que sucedía con el ecosistema emprendedor mexicano. Era como una expresión de que el emprendimiento en México, esta vez, sí iba en serio. La palabra start-up, como cada cuatro años sucede con la Selección Nacional, era suficiente para que una plática desbordara optimismo.

Unos meses después de haber comenzado a reportar esa euforia emprendedora me topé con un dato que hasta entonces nadie había reportado: México había perdido nueve posiciones en el ranking Global Entrepreneurship Index (GEI), al ocupar la posición 75, entre 130 países evaluados.

Este índice se compone de tres factores: Actitudes Emprendedoras, Habilidades Emprendedoras y Aspiraciones Emprendedoras. En inglés, les llaman las tres A's, por Attitudes, Abilities y Aspirations.

La Actitud Emprendedora es la conducta que en general tiene la sociedad hacia el emprendimiento. Es la sensación de reconocer oportunidades en el mercado; de darle un estatus importante a la condición de los emprendedores; de aceptar los riesgos asociados y de contar con las habilidades para echar a andar un emprendimiento.

La Habilidad Emprendedora se refiere a las características que tienen los emprendedores y sus negocios. Este subíndice define estas habilidades a través del número de empresas nuevas en sectores de media y alta tecnología, iniciadas por emprendedores con cierta educación y lanzadas por quienes están motivados por una oportunidad en el entorno. También se refiere a la equidad de género en materia de emprendimiento.

La Aspiración Emprendedora refleja la calidad de las nuevas empresas. El subíndice se caracteriza por los esfuerzos en etapa temprana de los nuevos negocios de ofrecer nuevos productos o servicios; desarrollar nuevos procesos de producción; penetrar mercados internacionales; incrementar en forma importante el número de empleos que generan; y financiar el negocio con capital de riesgo, tanto formal como informal.

Ahora vuelvo a toparme con malas noticias. Hace unas semanas se presentó la edición más reciente del estudio y México perdió 12 lugares, al ocupar el 87. En dos años, a nivel global perdió 21 posiciones y a nivel América Latina cayó siete, al pasar del 7 al 14.

Tradicionalmente, los emprendedores mexicanos salimos bien parados en Actitud Emprendedora. No así en las Habilidades y Aspiraciones. Este año, estos dos subíndices cayeron en diferentes proporciones. En Habilidades pasamos de 27.6 puntos a 20.8; y en Aspiraciones de 23.7 a 21.3 puntos.

¿Qué está pasando con nuestras habilidades emprendedoras? ¿Nos falta experiencia, preparación académica, ambas? Lo de menos es la posición que ocupamos en el ranking. Lo más importante es registrar las falencias para compensarlas de alguna forma y evitar que se vuelvan un cuello de botella en el crecimiento de nuestras empresas y en el número de emprendimiento exitosos.

*Fundador de VenturaMedia, firma que promueve la cultura emprendedora.

@adolfoconected
adolfo@venturamedia.mx