Zozobra la inversión de Murdoch en Theranos

El magnate de medios dio 100 mdd de su propio dinero para la "startup" de pruebas de sangre, ahora inmersa en escándalos.
El dueño de News Corp, Rupert Murdoch.
El dueño de News Corp, Rupert Murdoch. (Shutterstock)

Nueva York

Rupert Murdoch invirtió alrededor de 100 millones de dólares (mdd) de su propio dinero en Theranos, la startup de pruebas de sangre inmersa en escándalos, y es probable que vea que el valor de su participación se pierda, de acuerdo con un informe en The  Wall Street Journal, periódico propiedad del grupo editorial News Corp.

El magnate de medios se encuentra entre el grupo de personas y empresas familiares que ayudaron a la compañía a recaudar 632 millones de dólares en su última ronda de financiamiento, informó el Journal, y citó documentos y personas familiarizadas con el asunto.

Murdoch adquirió su participación cuando la valuación de Theranos se acercaba a su máximo de 9 mil mdd, pero es probable que sea causa de grandes pérdidas en documentos, dada la serie de escándalos que culminó en la prohibición para los ejecutivos de la compañía a participar en la industria de pruebas de sangre.

La revelación de que Murdoch hizo una inversión personal es irónica, ya que el reportaje de The Wall Street Journal fue fundamental para la caída de Theranos, y por lo tanto tuvo un papel importante en la depreciación del valor de su participación.

News Corp y Theranos no quisieron comentar.

Elizabeth Holmes, fundadora de Theranos, construyó una prestigiosa lista de inversionistas y directores que se pueden leer como el quién es quién del establishment estadunidense. Aseguró el respaldo financiero de empresarios como Murdoch y Larry Ellison, fundador de Oracle, mientras armaba un consejo que incluía no a uno, sino a dos, ex secretarios de Estado: George Shultz y Henry Kissinger.

Riley Bechtel, presidente de un gigante privado de la construcción, Bechtel Group, y Cox Enterprises, el conglomerado de control familiar, también realizaron grandes inversiones, informó el Journal.

Holmes fundó Theranos en 2003 cuando tenía 19 años, y se ganó los aplausos por su promesa para reemplazar las agujas y dispositivos de acceso venoso por un pequeño frasco con un piquete en el dedo conocido como “nanotainer”, que supuestamente generaba resultados precisos a partir de unas cuantas gotas de sangre.

Prometió que la tecnología propiedad de la compañía transformaría el sector de cuidado de salud con pruebas de sangre tan baratas y sencillas que los pacientes podrían realizarlas todo el tiempo, lo que les permitiría identificar enfermedades serias como el cáncer antes de que fuera demasiado tarde.

Sin embargo, hace poco más de un año, el Journal informó que la compañía experimentó graves problemas de confiabilidad con su tecnología de patente, algo que la obligó a realizar pruebas utilizando máquinas que están ampliamente disponibles.

Las revelaciones captaron la atención de los reguladores y periodistas. Financial Times informó que el director del principal laboratorio de la compañía en California era un dermatólogo de medio tiempo sin experiencia en la industria de pruebas de sangre, y que la segunda instalación de la empresa en Arizona la manejaba una persona sin un título médico.