El reinado en ventas de Toyota, en riesgo

Aunque se desempeñó firmemente en Norteamérica, el grupo se queda atrás de sus rivales internacionales en el mercado chino.
Toyota.
El modelo Camry 2015 en el Auto Show de Washington. (Gary Cameron/Reuters)

Tokio y Londres

Toyota proyecta que las ventas anuales caerán este año, mientras que la desaceleración del crecimiento en los mercados emergentes amenaza con poner fin al reinado de tres años del grupo como el fabricante de automóviles de mayor venta en el mundo.

La empresa japonesa dijo ayer que una vez más pudo sostener la posición de liderazgo en el mercado mundial de automóviles, con ventas de 10 millones 230 mil autos y camiones en 2014, más que la alemana Volkswagen, que vendió 10 millones 140 mil unidades, y General Motors, que colocó 9 millones 920 mil vehículos.

Pero el panorama para este año es más incierto, Toyota —que incluye a sus subsidiarias Daihatsu y Hino— pronostica una caída en las ventas mundiales interanuales de 1 por ciento, para llegar a 10 millones 150 mil vehículos. VW y GM todavía no publican sus pronósticos de ventas para 2015.

Aunque Toyota se desempeñó firmemente en Norteamérica —su región más grande, con cerca de 28 por ciento del volumen de ventas—, el grupo se queda atrás de sus rivales internacionales en China, el mercado de automóviles más grande del mundo.

Toyota espera que las ventas en China sean de un millón 100 mil vehículos, un aumento anual de 6.6 por ciento en comparación con el crecimiento de 13 por ciento que registró el año pasado. Pero VW y GM venden cada uno más de 3 millones 500 mil unidades al año en el país, y ambas tienen planes de elevar la capacidad local de producción.

"Los pobres resultados de Toyota en China son un problema para ellos", dijo Philippe Houchois, analista de UBS. "Pero son muy maduros al respecto, no parece que tengan una gran obsesión por ser el número uno".

Desde la crisis de los retiros de vehículos en 2009, que se centró en los coches que sufrían una aceleración repentina, el enfoque de Toyota es la rentabilidad y la calidad, más que la expansión desenfrenada. Akio Toyoda, presidente ejecutivo, dijo en la época previa a la crisis: "Somos como un árbol que creció demasiado rápido".

Toyota también es cauteloso en cuanto al aumento de la producción, pues se enfoca más en maximizar la capacidad de sus plantas.

"Antes de la crisis de Lehman, todos los fabricantes de automóviles solo se preocupaban por la cifra de ventas de vehículos y casi todos los proyectos de inversión se aprobaron instantáneamente", dijo Masahiro Akita, analista de Credit Suisse. "Toyota no regresará a esa fase".

Sin embargo, Toyota tiene la intención de esperar el final de su moratoria de tres años para construir otras plantas armadoras en marzo de 2016, lo que puede acelerar el crecimiento de ventas en los próximos años.

Este año Toyota espera una caída de ventas en Brasil, que pasó parte de 2014 en recesión técnica, y no tener crecimiento de ventas en Europa, donde no se encuentra dentro de las 10 marcas principales. La empresa espera un crecimiento de 3 por ciento en EU.

Gran parte de la caída proyectada para 2015 se atribuye a Daihatsu, la subsidiaria de Toyota que fabrica autos compactos.