Las cuentas de alt-right suspendidas por Twitter

En un intento por detener el discurso de odio, la red social mandó a volar varias cuentas.
PGR brinda atención vía Twitter a las víctimas de extorsión.
Los usuarios de Twitter ya pueden silenciar cuentas que no deseen seguir, sin ser eliminadas. (Reuters)

Twitter suspendió varias cuentas que pertenecen a miembros de alt-right -el mundo amorfo de grupos de extrema derecha-, incluyendo la de su líder no oficial, Richard Spencer, en una ofensiva contra el discurso de odio después de la virulenta campaña presidencial de Estados Unidos (EU).

La plataforma de mensajes suspendió las cuentas de Twitter de Spencer, quien es presidente del National Policy Institute, que se describe a sí mismo como “dedicado a la herencia de la identidad y el futuro de la gente de ascendencia europea en EU”, así como la cuenta de Twitter de NPI y la de su Radix Journal. 

Un portavoz de Twitter no señaló tuits específicos que violaron los términos y condiciones, pero dijo: “las reglas de Twitter prohíben amenazas violentas, el acoso, la conducta de odio y el maltrato de múltiples cuentas y tomaremos medidas sobre las cuentas que violen esas políticas”. 

Las suspensiones, que normalmente son temporales pero que pueden ser permanentes, se producen después de que Twitter introdujo nuevas funciones que se diseñaron para limitar el acoso en la plataforma. 

Los usuarios de Twitter ahora pueden “silenciar” cualquier conversación con ciertas palabras o frases que tengan una actitud abusiva o violenta. 

Twitter dijo que trata de hacer un mejor trabajo para combatir el bullying cibernético al crear una forma para que las personas que son testigos del maltrato pero que no son víctimas puedan reportarlo; mejora sus procedimientos internos para el manejo de las quejas y vuelve a capacitar al personal.

Su política de conducta de odio dice que prohíbe “una conducta específica que se dirija a personas con base en su raza, grupo étnico, nacionalidad, orientación sexual, género, identidad de género, afiliación religiosa, edad, discapacidad o enfermedad”. 

La compañía también suspendió las cuentas que pertenecen a Paul Town, quien se describe a sí mismo como “el principal líder de pensamiento” de alt-right; a Pax Dickinson, el exdirector de tecnología de Business Insider, quien salió de la compañía en 2013 después de publicar tuits racistas y misóginos, y Ricky Vaughn, a quien anteriormente lo bloquearon de Twitter. 

Las empresas de redes sociales, incluyendo Twitter y Facebook, se encontraron bajo fuego la semana desde las elecciones presidenciales por proporcionar un lugar para que se difundan noticias falsas y crear una burbuja de filtros para que la gente solo viera reflejadas sus propias opiniones.

TE RECOMENDAMOS: Twitter introduce nuevo filtro para evitar el acoso

Durante la campaña, a la gente temió que el dominio de las aplicaciones sociales permitieran la difusión de contenido xenofóbico, misógino y homofóbico en una elección donde la inmigración, el trato a las mujeres y los derechos de las personas LGBT se debatieron acaloradamente. 

Twitter está ansioso por asegurar que la gente no deje de usar la plataforma a causa del maltrato que aqueja a esta red social.