“Trump Trade” acelera en su primera semana

Nueva energía para los alcistas de Wall Street, aunque crece la preocupación por las amenazas de una mayor inflación y  proteccionismo.
La euforia en los mercados bursátiles ha propiciado nuevos máximos.
La euforia en los mercados bursátiles ha propiciado nuevos máximos. (Seth Wening/AP)

La primera semana de Donald Trump como presidente de Estados Unidos dio nueva energía a los alcistas de Wall Street, mientras aumenta la preocupación por el riesgo de una mayor inflación y proteccionismo comercial.

La sensación de fatiga en gran parte de enero fue reemplazada con un renovado entusiasmo para los capitales, y los inversionistas hicieron que el S&P 500 alcanzara nuevos máximos y el promedio industrial Dow Jones por fin superara el umbral de los 20 mil puntos.

A medida que el multimillonario asumía la presidencia esta semana hubo un fuerte apetito por los detalles sobre si —y cómo— el gobierno cumplirá con las promesas que hizo en la campaña. Los mercados no tuvieron que esperar mucho tiempo. El martes, Trump respaldó dos polémicos proyectos de oleoductos, una acción que fue suficiente para reforzar la confianza de que el nuevo gobierno se moverá rápidamente.

“Hubo un avance real”, dice Kate Moore, estratega de capitales en jefe de BlackRock. “Superamos el desánimo y regresamos a los espíritus animales”.

Sin embargo, el “Trump Trade” —que refleja las esperanzas en los recortes de impuestos, un mayor gasto en infraestructura y la flexibilización de las regulaciones a las empresas— que dominó los mercados desde noviembre, esta semana también pasó por un cambio sutil. Si bien las acciones financieras aún brillaron, fueron los sectores que se beneficiarán con el gasto en infraestructura y podrán hacer frente a una mayor inflación los que lideraron el camino. Con un aumento de casi 4 por ciento, el sector de materiales fue el que tuvo el mejor desempeño en el S&P 500, y las mineras lograron ganancias.

Martin Marietta, proveedor de materiales para carreteras, sumó más de 5 por ciento esta semana, mientras que el grupo minero Freeport-McMoRan subió más de 6 por ciento este año.

Raman Srivastava, vicepresidente de inversión de Standish Mellon, dice que el renovado optimismo sobre el crecimiento de EU llega junto con las señales de una recuperación económica tanto en el mundo desarrollado como en los mercados emergentes y que es probable que este año se acelere la inflación a nivel global.

“Vemos más seguridad de que el crecimiento económico aumenta. El crecimiento potencial es incluso más alto que el crecimiento nominal, pero las diferencias de producción se reducen, así que nos gustan los valores relacionados con la inflación”, dice.

Un mayor enfoque de los inversionistas sobre la amenaza de inflación esta semana ayudó a dominar al dólar. Los analistas de Bank of America Merrill Lynch destacaron cómo la moneda perdió impulso, mientras que los rendimientos de los bonos de EU y las expectativas de inflación del mercado subieron. Esto es un contraste con el movimiento general al alza en la moneda de reserva desde la elección.

“Pensamos que la divergencia actual refleja en parte las preocupaciones en torno al proteccionismo comercial, que se asocia con un menor crecimiento y una mayor inflación con el paso del tiempo, y en menor medida la opinión de que los bancos centrales van a ser cautelosos para endurecer la política monetaria frente a una mayor inflación”, señalaron los analistas de Bank of America Merrill Lynch.

Una semana después del cambio de guardia en la Casa Blanca, Srivastava también prepara sus fondos para una mayor agitación, dada la incertidumbre de la nueva administración. “Es un entorno con mucha incertidumbre. Así que las cosas serán más volátiles”, dice.

Si bien la promesa de Trump de políticas a favor del crecimiento aumentó el apetito por el riesgo, los nervios de los gestores de dinero se centraron desde hace mucho en si la postura proteccionista sobre el comercio que fue el llamado de la campaña republicana sería una prioridad en el gobierno. La primera semana en el cargo sugiere que así será.