Farmacéuticas, en la mira de políticos, ONG e inversionistas

Exigen saber si las empresas exageran beneficios y minimizan efectos secundarios.
Piden que los datos estén disponibles en línea.
Piden que los datos estén disponibles en línea. (Oswaldo Ramírez)

Docenas de grandes inversionistas apoyaron una campaña de activistas británicos para que haya más transparencia en la industria farmacéutica.

BNP Paribas y Aviva Investors se encuentran entre los 85 fondos de pensiones y gestores de activos de Europa, Estados Unidos y Australia que llaman a los fabricantes de medicamentos a que abran los datos de sus pruebas clínicas a un mayor escrutinio.

Las firmas se enfrentan a la presión de los científicos y políticos para que sean menos herméticos en sus investigaciones, en medio de la preocupación de que se sesgan los datos para exagerar los beneficios de los medicamentos y minimizar los efectos secundarios.

Helena Viñes Fiestas, directora de investigación de sustentabilidad de BNP Paribas, dijo que el acceso abierto a los datos clínicos es tan importante para los inversionistas como para los médicos y los pacientes, porque sus resultados tienen una fuerte influencia en cómo se valoran las empresas farmacéuticas.

"Los inversionistas también se arriesgan a que los engañen", dijo. "Es esencial que las empresas publiquen información completa y precisa de los resultados de las pruebas para que las decisiones de inversión puedan estar totalmente informadas".

La división de inversiones de Wellcome Trust con sede en Londres, la organización de beneficencia médica más grande de Europa, y los fondos de pensiones de 65 autoridades británicas locales se encuentran entre los otros grupos de la coalición, que combinados cuentan con 3.5 billones de euros bajo gestión.

Sile Lane, directora de Sense About Science, una organización benéfica que promueve la investigación con base en la evidencia, dijo que el hecho de que los accionistas se unan para presionar por la transparencia es una llamada de atención para la industria farmacéutica.

La coalición de inversionistas se comprometió a trabajar con la campaña británica AllTrials, que cofundó Lane y tiene el respaldo del British Medical Journal, para presionar a los fabricantes de medicamentos a una reforma.

Los resultados de cerca de la mitad de todas las pruebas clínicas nunca se publican, y las que tienen resultados negativos tienen el doble de probabilidad de no que no se informen, de acuerdo con AllTrials.

Varias empresas farmacéuticas tomaron medidas voluntarias para aumentar la transparencia, antes de que entre en vigor la legislación de la Unión Europea que exigirá una mayor apertura.

GlaxoSmithKline, del Reino Unido, se comprometió a que todos los resultados de sus pruebas desde el año 2000 estén disponibles en línea; Johnson & Johnson y Bristol-Myers Squibb, de EU, acordaron alianzas con las universidades de Yale y Duke, respectivamente, para ofrecer resoluciones independientes para las solicitudes de acceso a sus datos.

Algunas compañías se muestran renuentes a la apertura, y citan preocupaciones sobre la propiedad intelectual y la privacidad del paciente.