Time Inc: el tic-tac del reloj

La oferta que rechazó la editorial le daba un valor de 2,700 mdd.
Tras la separación de Time Warner, Time Inc ha operado sin la cobertura del estudio cinematográfico Warner Bros o los canales de televisión HBO.
Tras la separación de Time Warner, Time Inc ha operado sin la cobertura del estudio cinematográfico Warner Bros o los canales de televisión HBO. (Shutterstock)

Es posible que “Time Warner” pueda volver a ser una expresión corporativa. El conglomerado de medios ejecuta una estrategia de reducción que incluye la división de la unidad de revistas, Time Inc.

La editorial que cotiza en bolsa rechazó una oferta de los inversionistas Len Blavatnik, Edgar Bronfman e Ynon Kreiz que valoraría a Time con una prima de 30%, lo que representa un valor para la empresa de 2,700 millones de dólares (mdd). Este grupo ya invirtió en Warner Music Group, otro apéndice que vendió el mismo imperio.

No hay señales de que estos diferentes negocios editoriales y de música puedan o deban fusionarse. Pero el interés de los inversionistas privados revela que las empresas que se reinventan podrían hacerlo mejor lejos de los molestos accionistas públicos. Junto con Brooklyn, el estudio de moda, y un “Director de Contenido”, Time busca convertirse en consentido de los medios digitales que vende artículos y productos de mercadotecnia a grandes marcas.

Sin embargo, cada trimestre su base de suscripción a medios impresos y su negocio de publicidad se degrada un poco más. En el último tercer trimestre, los ingresos de suscripción y anuncios impresos cayeron 12 y 10%, respectivamente. Este año, la compañía predice que la utilidad de operación va a caer casi un décimo para estar cerca de 400 mdd.

El precio que ofrecen de 18 dólares por acción les da una prima saludable: en junio de 2015, las acciones de Time operaban a 24 dólares. Pero la dura caída que se dio entre los editores tradicionales de medios impresos ofrece poco optimismo de una recuperación. Algo que complica aún más las cosas para Time, es una deuda de 1,200 mdd que asumió con Time Warner.