Siemens se alista para hacer historia bursátil

La área de soluciones médicas del mayor conglomerado industrial de Europa prepara el escenario para lanzar la oferta pública más grande de Alemania desde hace 21 años.
Sus servicios incluyen ‘software’ y ‘hardware’ médicos.
Sus servicios incluyen ‘software’ y ‘hardware’ médicos. (Shutterstock)

Fráncfort

Siemens, el mayor conglomerado industrial de Europa, tiene planes de cotizar en la bolsa de Fráncfort su división de soluciones médicas de 40 mil millones de euros, preparando el escenario para la oferta pública inicial (OPI) más grande de Alemania en más de dos décadas.

El grupo con sede en Munich eligió a Fráncfort sobre Nueva York para la salida a bolsa de Healthineers, un negocio de toma de imágenes y diagnósticos. La decisión del consejo de supervisión de cotizar allí —probablemente en la primera mitad de 2018— es un éxito para Deutsche Börse, que a menudo se ve opacada en la carrera por las grandes salidas a bolsa por Nueva York, Londres y Hong Kong.

Como parte de la OPl, se espera que Siemens venda una participación minoritaria hasta de 25 por ciento. Eso la convertiría en la mayor salida a bolsa de Alemania desde la oferta pública inicial de Deutsche Telekom de 13 mil millones de dólares en 1996, de acuerdo con Dealogic.

La oferta pública inicial será el movimiento más importante a la fecha para el director ejecutivo Joe Kaeser, a medida que moderniza la inmensa estructura del grupo. Bajo el plan Vision 2020 de Kaeser, que se lanzó en 2014, Siemens se enfoca en las operaciones industriales principales y escinde sus otras divisiones en lo que llama un modelo de negocios de “una flota de barcos”.

En el último trimestre, Healthineers fue la más grande de las nueve divisiones de Siemens por ingresos, con ventas de 3 mil 700 millones de euros. Sus márgenes de 19 por ciento también convirtieron a la división en la más rentable. Los analistas la valoran en alrededor de 40 mil millones de euros. La división es conocida por vender aparatos médicos a los hospitales, pero sus altos márgenes provienen de ofrecer servicios que combinan el hardware y el software, que incluyen los servicios de consultoría.

Siemens ya fusionó su unidad de energía renovable con Gamesa, el fabricante español de turbinas eólicas y lanzó la combinación en Madrid. Actualmente está en el proceso de unir su división ferroviaria con Alson de Francia, que posteriormente cotizará en París.

Cuando Siemens estudió los lugares para realizar la salida a bolsa de Healthiness, descartó Londres en parte por la decisión de Gran Bretaña de salir de la Unión Europea, dijeron tres personas que conocen la forma de pensar de la compañía. Siemens no quiso hacer comentarios sobre si Londres estuvo en la competencia.

Michael Sen, miembro del consejo de responsable de Healthineers, dijo, “Fráncfort es uno de los centros de operación de valores más grandes del mundo, y su importancia se mantendrá en ascenso debido al Brexit. Como un lugar de operaciones con alta liquidez, Fráncfort es atractivo para los inversionistas de todo el mundo”.

Personas familiarizadas con la decisión dieron que se favoreció a Fráncfort sobre Nueva York debido al atractivo que tiene con los inversionistas asiáticos y porque el grupo también quiso mantener contentos a los sindicatos alemanes. La dirección ya se encuentra inmersa en una batalla pública por el recorte inminente de casi 7 mil recortes de puestos de trabajo en su unidad principal de energía.

Otro factor que perjudicó a Estados Unidos fue que las compañías que cotizan en la bolsa de Nueva York del sector de atención de salud suelen estar centradas en EU, dijeron estas personas. Aunque el mayor mercado de Healthineers es Estados Unidos, China y Japón son los dos países más grandes que le siguen por ingresos, y Siemens quiere que el grupo se considere como algo “verdaderamente global”, dijo una persona.

Los analistas especularon hace varios meses que Nueva York sería el lugar más probable para la oferta pública inicial, en parte porque las compañías que cotizan en bolsa en Estados Unidos en el área de atención de salud suelen operar en múltiplos más altos que en Europa. En la conferencia de prensa anual de Siemens este mes, el director financiero, Ralf Thomas, dijo que el sesgo de valoración que favorece a EU disminuyó desde hace 10 o 15 años. Desde una perspectiva económica, ya no hay una razón clara para cotizar en la bolsa de Nueva York.

Kaeser le dijo al FT que los “conglomerados anticuados, definitivamente no van a sobrevivir” ya que digitalizan sus operaciones con software y se adaptan al crecimiento de las fuentes de energía renovable. También se jactó con los reporteros que los competidores de Siemens se muestran “menos activos en la configuración de su transformación estratégica”, una crítica velada a su archirrival General Electric.

Siemens nombró a Goldman Sachs, Deutsche Bank y JPMorgan como los suscriptores principales del acuerdo.