Si Escocia se separa, dejará la libra

El gobernador del Banco de Inglaterra señaló que la unión monetaria y la soberanía de la región son “incompatibles”.
Manifestantes favorables a la independencia de Escocia, ante el local donde David Cameron se dirigió a los escoceses esta noche
(AFP)

Londres y Barcelona

El gobernador del Banco de Inglaterra advirtió el martes 9 de septiembre que la unión monetaria entre Reino Unido y una Escocia independiente sería "incompatible con la soberanía", en un marcado endurecimiento de su posición contra compartir la libra.

Los mercados fueron sacudidos durante esta semana por dos encuestas que mostraron un aumento en el apoyo para romper la unión de 300 años, con ambas partes corriendo hombro con hombro antes del referendo que se celebrará la próxima semana.

Mark Carney citó problemas con la eurozona durante una reunión con sindicatos en Liverpool y les dijo que los tres principales partidos en Westminster habían descartado la unión monetaria entre una Escocia independiente y el resto de Reino Unido, la visión que prefiere el líder del movimiento independentista, Alex Salmond.

Carney dijo que se tendría que contar con tres componentes para que existiera una unión monetaria exitosa: el libre movimiento de bienes y servicios a través de las diferentes partes de la moneda; una unión bancaria apoyada por instituciones en común como un banco central; y elementos de acuerdos fiscales compartidos.

"Solo tienes que ver a lo largo del continente para darte cuenta de lo que sucede si no tienes esos componentes en su lugar", dijo. "Una unión de moneda es incompatible con la soberanía".

La preocupación por la posibilidad de la secesión se ha extendido al mercado de bonos español, en donde Cataluña presiona por su propia independencia, con el alza más grande de bonos del gobierno con rendimiento a 10 años desde mayo.

El nuevo impulso para la secesión de Escocia ha sido bien recibido por Artur Mas, el líder catalán, quien dijo al Financial Times que un voto por el sí en Escocia fortalecería el reconocimiento de la Unión Europea para su propio empuje por la independencia de su región.

"Las negociaciones iniciarán muy rápido entre Edimburgo, Londres y Bruselas para mantener a Escocia dentro de la Unión Europea. Ambas cosas son importantes para Cataluña", dijo.

Con información adicional de Robin Wigglesworth.