Samsung culpa a la batería

La compañía explicó que fue la pila lo que provocó los incendios del Galaxy Note 7.
Koh Dong-jing se disculpó el lunes 23 de enero y las acciones de la compañia subieron 2.3% en Seúl.
Koh Dong-jing se disculpó el lunes 23 de enero y las acciones de la compañia subieron 2.3% en Seúl. (Cortesía)

Samsung Electronics culpó a las baterías por las explosiones de sus teléfonos Galaxy Note 7, y señaló que el sobrecalentamiento se debió a defectos de diseño y de fabricación. 

Las conclusiones, que se presentaron el lunes de la semana pasada, llegaron después de una investigación de tres meses que realizó la compañía coreana, junto con terceras partes independientes, por la embarazosa debacle que se espera le cueste 5,000 millones de dólares (mdd) al fabricante de smartphones más grande del mundo. 

Cuando en agosto del año pasado se lanzó el dispositivo, recibió reseñas positivas, pero el Note 7 se tuvo que retirar abruptamente después de que varios teléfonos comenzaron a incendiarse. Los incidentes llevaron a que reguladores de EU y aerolíneas en todo el mundo prohibieran el dispositivo en vuelos. 

Con una profunda reverencia ante un auditorio repleto en Seúl, Koh Dong-jing, presidente de la operación de comunicaciones móviles de Samsung, se disculpó por el fiasco. 

Descartando cualquier otro problema con el software o hardware de los smartphones, la compañía dijo en un comunicado: “Nuestra investigación, al igual que las investigaciones que realizaron tres organizaciones independientes de la industria, concluyeron que las baterías fueron la causa de los incidentes del Note 7”.

TE RECOMENDAMOS: HP llama a revisión de laptops por riesgo de incendio

Samsung dijo que la investigación involucró a 700 investigadores que realizaron pruebas en 200,000 teléfonos ensamblados y 30,000 baterías adicionales para determinar la causa de los incendios, a los que se refirió simplemente como “incidentes”. 

La investigación encontró que debido a problemas de diseño, las pilas no encajaban bien en el espacio para la batería. Eso provocaba un cortocircuito que tenía como resultado el sobrecalentamiento de los dispositivos y que estos se incendiaran. También se encontró que las baterías de reemplazo de otro proveedor tenían defectos de fabricación, lo que significa que también eran propensas al fuego.

“Asumimos la responsabilidad de nuestras fallas para al final identificar y verificar los problemas que surgieron con el diseño de la batería y su fabricación”, dijo la compañía. “Tomamos varias medidas correctivas para asegurarnos de que esto nunca vuelva a ocurrir”, agregó. 

Sin embargo, Koh también dijo que el Galaxy S8 no se va a lanzar en el Mobile World Congress de Barcelona el próximo mes -un evento que la compañía utiliza para presentar su último smartphone insignia- lo que sugiere que el lanzamiento del tan anticipado teléfono se podría retrasar. 

Kim Yong-serk, exingeniero de tecnología móvil de Samsung, dijo que la “ambición desmedida” de la compañía respecto de la capacidad de la batería y la velocidad de carga provocó el incidente, y que esto se va a abordar en el teléfono S8. 

“Con su reputación en juego, Samsung claramente investigó la causa de los incendios de una manera muy conservadora y cautelosa, así que considero que esta investigación es creíble”, agregó Kim. 

A pesar de la debacle, este mes Samsung pronosticó su mejor utilidad operativa trimestral en más de tres años, con una proyección de un incremento de 50% para los últimos tres meses de 2016, gracias a las sólidas ventas de chips y pantallas. La compañía estaba a punto de publicar resultados detallados el martes de la semana pasada.