Sin la venia de Berlín, Grecia acuerda pagos con sus acreedores

El lunes por la noche Angela Merkel pidió a Alexis Tsipras más tiempo para las negociaciones.
Alexis Tsipras flanqueado por dos miembros de su gabinete.
Alexis Tsipras flanqueado por dos miembros de su gabinete. (Christian Hartmann/Reuters)

Atenas, Berlín y Bruselas

Grecia logró un acuerdo general con los acreedores bajo los términos de un paquete de rescate financiero de 86 mil millones de euros, lo que marca un avance antes de que venza el plazo del 20 de agosto para su siguiente pago de deuda.

La Comisión Europea confirmó que los negociadores "alcanzaron un principio de acuerdo". Sin embargo, Alemania, que junto con otros miembros de la eurozona deben ratificar el convenio para un tercer rescate financiero para Grecia, parecía renuente a dar su bendición, ya que las conversaciones siguen abiertas para afinar algunos detalles.

La canciller, Angela Merkel, dijo al primer ministro griego, Alexis Tsipras, la noche del lunes que quería más tiempo para completar las negociaciones, y abogó por un crédito puente en lugar de un acuerdo apresurado que necesitaría la aprobación del parlamento alemán tan pronto como la próxima semana.

El acuerdo que alcanzó Atenas con el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea cubre los puntos principales de un programa radical de tres años fiscales y de reformas estructurales.

Ya se acordó la mayor parte de las reformas que el gobierno griego tiene que implementar antes de que los acreedores comiencen a liberar los fondos del nuevo paquete. Pero los detalles finales de estas llamadas "acciones previas" todavía se tienen que concretar en "uno o dos artículos", dijo un funcionario.

Tsipras recordó al parlamento griego que debe promulgar mañana las reformas. Entre las acciones previas que debe aprobar se encuentran un programa de privatización de 50 mil millones de euros, las medidas para hacer frente a los préstamos morosos y la liberalización total de los mercados energéticos.

Los negociadores acordaron reducir drásticamente los objetivos fiscales para que reflejen la situación económica de Grecia, que empeora cada vez más. El acuerdo general exige un déficit primario del presupuesto de 0.5 por ciento —antes del pago de deuda— en lugar de un superávit primario de 3 por ciento de la producción nacional prevista en el presupuesto actual, dijeron los funcionarios. Los pronósticos de superávit primario para 2016 y 2017 también son más bajos, de 0.5 por ciento y 1.75 por ciento, en lugar de 4.5 por ciento.

Jens Spahn, viceministro de Finanzas de Alemania, advirtió que Berlín ahora debe "revisar cuidadosamente" el acuerdo general. Si no se logra a tiempo un acuerdo final, la Unión Europea posiblemente tenga que utilizar los fondos del bloque para ampliar el crédito puente de Grecia para que cumpla con sus obligaciones. Atenas debe realizar un pago de deuda de 3 mil 200 millones de euros al Banco Central Europeo el 20 de agosto.